El declive de las vocaciones religiosas en Estados Unidos, particularmente las sacerdotales, ha sido preocupantemente consistente. Un reporte del Center for Applied Research in the Apostolate (CARA) informa que en 1970 había 59.192 sacerdotes en Estados Unidos. Ese número disminuyó a 36.580 el año pasado. Con 51 millones de católicos en el país, los sacerdotes pueden literalmente decir “la cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos”.

Ante ese gran reto de servicio, Maryknoll se llenó de júbilo al recibir a dos nuevos misioneros Maryknoll, listos para servir: el Padre Jonathan Hill, ordenado sacerdote el 1 de junio, y el Hermano Ryan Thibert, quien dio su juramento final como hermano el día anterior. Ellos representarán a la Iglesia de Estados Unidos sirviendo en misión en Tanzania y Bolivia, respectivamente (p.18 de la edición impresa).

Esta edición, dedicada a la vocación misionera, también responde—al estilo de Maryknoll—al llamado del Papa Francisco para celebrar el Extraordinario Mes Misionero en homenaje a los 100 años de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV. Lea el artículo escrito por otro joven sacerdote Maryknoll, el Padre Daniel Kim (p.34).

Listos para servir también están los nuevos líderes hispanos católicos, como lo muestra nuestro escritor invitado, Silvio Cuéllar, director del periódico El Católico de Rhode Island, en el artículo “Los Frutos del V Encuentro” (p.8).

Presentamos además artículos de vocación de: misioneros laicos (p.40), hermanas (p.50) y afiliados (p.56). Pero especialmente los invitamos a recordar y orar por el Padre Maryknoll Thomas F. Price, cofundador de la Sociedad de Padres y Hermanos Maryknoll en 1911. La Diócesis de Raleigh en Carolina del Norte inició la causa para su santidad en el 2012 (“El Sacerdote Santo”, p.26).

David R. Aquije

Director