Julio/Agosto 2017
Curar, no herir a conciudadanos

El cardenal Charles Maung Bo, de Yangon, llamó al gobierno de Myanmar a poner fin a las ofensivas militares y permitir el libre acceso a las agencias humanitarias internacionales. Él oró por las zonas de conflicto, en los estados Kachin, Shan y especialmente Rakhine, donde musulmanes rohingyas han sufrido abusos. Los pueblos étnicos no birmanos—135 etnias que forman el 40 por ciento de la población—nunca han recibido suficientes servicios gubernamentales. Millones se han convertido en refugiados en países vecinos o desplazados internos, como 200.000 personas en campamentos de refugiados en Rakhine. “Trabajemos juntos para acabar con la violencia y el terror”, dice el cardenal. “Para construir un Myanmar donde cada hombre, mujer y niño de cada raza y religión nacidos en tierra de Myanmar es reconocido como nuestro conciudadano y como nuestro hermano”.

Foto principal: CNS/Myanmar

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org

maryknoll-icon-grey