Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

 

“¿Puedo jalar?”, preguntó Braylee Armajo, una estudiante de secundaria, mientras sujetaba el cordón amarillo de un autobús de Chicago.

“Todavía no”, respondí.

“¿Y ahora?”, preguntó de nuevo.

“Está bien, ahora sí”, dije cuando el bus del Chicago Transit Authority (CTA) se acercó a la parada 51 en Halsted en el barrio Back of the Yards.

Una sonrisa gigante se extendió por la cara de Braylee. No hay transporte público en el sureste de Montana, donde ella asiste a la escuela St. Labre Indian Catholic High School en la Reservación Cheyenne del Norte. “Estaba muy asustada”, dijo Braylee. “Nunca he viajado en transporte público antes”.

Braylee, cinco compañeros de escuela y tres chaperones llegaron a Chicago el pasado marzo después de dos vuelos nacionales y muchos meses de preparación. Todos forman parte de un grupo de justicia social llamado Voces de Esperanza en la Escuela St. Labre, para niños y niñas de las tribus Crow y Cheyenne del Norte.

Los seis jóvenes dejaron a sus familias, amigos y cultura para explorar cómo otros jóvenes de la tercera ciudad más grande del país usan sus voces y trabajan por el cambio en sus comunidades.

 

Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

Los estudiantes compartieron sus respectivas experiencias con nuevos amigos en Morton Grove​.

 

La experiencia de inmersión de una semana los llevó a conocer Chicago, visitando escuelas, programas para después de la escuela, un jardín comunitario y organizaciones sin fines de lucro enfocadas en brindar apoyo a migrantes e inmigrantes.

Los estudiantes de St. Labre comenzaron su itinerario con una visita al Centro Comunitario Musulmán (MCC) en Morton Grove, Illinois. Allí dialogaron con jóvenes musulmanes sobre el estilo de vida de los musulmanes y sobre el hostigamiento y la discriminación que enfrentan a diario debido a su religión y a las actuales actitudes negativas hacia los musulmanes en los Estados Unidos.

Escuchar hablar sobre cómo es la vida para la juventud musulmana fue algo revelador para los estudiantes de Montana.

“Son gente común”, dijo Maddie York, estudiante de tercer año en St. Labre. “Y no como son retratados en el Internet y en las noticias”.

En sus discusiones en el centro musulmán, los jóvenes exploraron prácticas culturales y tradiciones espirituales desde perspectivas cristianas, musulmanas y nativo americanas, y encontraron muchas conexiones, especialmente en torno a la fe y la cultura.

 

Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

En una mezquita, los visitantes de Montana reciben una lección en el Corán de Mohsin Ishaq, coordinador juvenil en el Centro Comunitario Musulmán en Morton Grove, Illinois.

 

“Tienen una comunidad donde todos son musulmanes y todos tienen las mismas tradiciones; eso es lo que nosotros de la tribu Crow deberíamos estar haciendo… porque estamos perdiendo nuestra cultura”, dijo Braylee, reflexionando sobre la misión de mcc y el compromiso de los jóvenes a expresar activamente su fe.

En la escuela jesuita Cristo Rey, una escuela preparatoria para jóvenes del centro de la ciudad de Chicago en el lado suroeste, los estudiantes de St. Labre participaron en una actividad de simulación de refugiados, organizada por el personal del ministerio del campus de Cristo Rey.

En un refugio improvisado, los estudiantes experimentaron durante varias horas el estilo de vida de un refugiado, que a menudo incluye una dieta pobre, falta de acceso a agua corriente, y oportunidades educativas abismales.

Abel Meza, un joven de St. Labre, se sintió conmovido por la experiencia y dijo: “Me enseñó mucho sobre lo que la gente de otros países tiene que soportar al cruzar las fronteras”.

 

Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

Maddie York y Braylee Armajo hacen un pan tradicional nativo americano para usar en tacos indios.

 

Debido al vínculo forjado entre los estudiantes de St. Labre y los estudiantes de Cristo Rey, quienes pagan su matrícula a través de un programa de trabajo-estudio, se organizó una visita al barrio de Pilsen, seguido de una cena de compañerismo y baile.

“Hicimos clic al instante”, dijo Maddie. “Rompimos todas las barreras, no importaba lo que fuera. Ellos cantaron música powwow y nosotros cantamos mariachi”.

El espíritu de apertura que los estudiantes mantuvieron durante la semana les permitió abrazar sus encuentros con extraños y “otros”, como algo más que encuentros fortuitos. A través de la conversación, la oración y los rituales, los extraños se hicieron amigos.

Mientras recorrían el vecindario de Pilsen, los estudiantes se reunieron con Efraín Montalvo, quien está involucrado en esfuerzos locales para crear conciencia sobre la oposición al Dakota Access Pipeline, un polémico oleoducto subterráneo de 1.172 millas de largo, que corre desde el noroeste de Dakota del Norte hacia tanques de petróleo en Illinois. Varias naciones tribales nativoamericanas se han opuesto al oleoducto, diciendo que denigran los cementerios sagrados y amenazan las fuentes de agua.

Montalvo invitó al grupo a unirse a unas 50 personas en una marcha para celebrar el Día Mundial del Agua y difundir la creación de conciencia sobre las iniciativas empresariales y gubernamentales actuales que podrían contaminar las fuentes de agua en Estados Unidos y destruir tierras sagradas.

El grupo marchó por el famoso Lake Shore Drive de la ciudad, atrayendo la atención de los transeúntes.

 

Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

Los participantes y los líderes del viaje sonríen frente a una escultura icónica de Chicago en el Millennium Park. En la foto: Tommy Pretty Paint (izq.), Kaelene Spang, Jorgi Little Eagle, Abel Meza, Bucky Old Elk, Emily Ruef, Ed Sisolak, Braylee Armajo, y Maddie York.

 

“Todos nos reunimos como una gran familia y decidimos que íbamos a hacer esta marcha”, dijo Maddie. Los estudiantes de St. Labre viven en comunidades que históricamente han sido impactadas negativamente por iniciativas gubernamentales. En este día, unieron sus voces para decir “no” a la destrucción de tierras y la contaminación del agua y “sí” a la preservación de los recursos naturales.

 

“Este viaje me enseñó que cada voz debe ser escuchada y que los jóvenes son importantes”.

 

En el St. Kateri Center, un ministerio de la Arquidiócesis de Chicago para servir a los católicos nativos americanos en la ciudad, los estudiantes de St. Labre continuaron uniéndose a sus homólogos urbanos. Compartiendo una comida y bendición, los estudiantes de St. Labre y jóvenes del Centro Kateri dialogaron sobre sus experiencias como nativoamericanos en la ciudad y en la reservación.

“Rafael, un joven del Centro Kateri, me enseñó mucho sobre ser un indio urbano”, dijo Braylee. A pesar de las diferencias, los jóvenes se dieron cuenta de que su historia compartida y su deseo de crear un mundo diferente y mejor los une.

Al día siguiente, en su último día en Chicago, dos de los estudiantes, Jorgi Little Eagle y Kaelene Spang, ya experimentados con el transporte público, tomaron las riendas y decidieron pasear por la ciudad solos.

Pero los estudiantes de St. Labre se fueron de Chicago con algo más que la capacidad de transportarse usando los buses del CTA.

 

Jóvenes nativos americanos de Montana exploran etapa de cambios, liderazgo y misión en Chicago, Illinois

Los participantes en la manifestación por el Día Mundial del Agua en Chicago se reúnen a lo largo de las orillas del Lago Michigan.

 

“De este viaje, puedo irme a casa con la capacidad de poder participar”, dijo Jorgi. “Este viaje me enseñó que cada voz debe ser escuchada y que los jóvenes son importantes”.

Confiando en las habilidades para transportarse de sus compañeros, Braylee hablaba y se divertía con sus compañeros de clase mientras seguían a Jorgi y Kaelene por el Campus del Museo de Chicago.

“Crecí en este viaje”, dijo Braylee, quien ya está planeando una reunión con sus amigos de Cristo Rey y el Centro Kateri. “Al principio del viaje pensábamos que no podíamos liderar, ahora sé que soy una líder. Por eso estaré siempre agradecida”.

Foto principal: Estudiantes de la escuela St. Labre Indian High School de Ashland, Montana, se reúnen cerca a las orillas del Lago Michigan al inicio de la manifestación del Día Mundial de Acción por el Agua. Ellos participaron en un viaje de inmersión en Chicago facilitado por Maryknoll. En la foto: Maddie York (izq.), Kaelene Spang, Tommy Pretty Paint, Abel Meza, Jorgi Little Eagle y Braylee Armajo.


maryknoll-icon-grey