Mensajeros de amor

La sede central de la Sociedad de Padres y Hermanos Maryknoll en Ossining, Nueva York, se llenó de júbilo este mayo con la ordenación de dos nuevos sacerdotes misioneros, los Padres Peter Latouf y Daniel Siwoo Kim, quienes han sido enviados a su primera misión en Hong Kong. El júbilo no es para menos pues desde hace muchos años no veíamos en este monte (knoll) consagrado a María (Mary) la ordenación de dos jóvenes mensajeros del amor de Dios.

En términos de vocaciones y de misión, esta ordenación tiene dos felices coincidencias. La primera es que fueron dos los sacerdotes que fundaron, en 1911, la Sociedad Católica de América para las Misiones Extranjeras—más conocida como Maryknoll—abriendo camino a cientos de sacerdotes y hermanos religiosos que han servido en el mundo como misioneros. La segunda es que los padres Latouf y Kim van a servir a China, a poco de cumplirse el 100 aniversario de la primera misión de Maryknoll, precisamente en China. Enhorabuena.

Esta edición también es especial por otros dos importantes aniversarios: el 50 aniversario de la muerte del Padre Maryknoll Vincent Capodanno y el 25 aniversario del movimiento de Afiliados Maryknoll.

El padre Capodanno fue un capellán militar en la Guerra de Vietnam, quien murió de manera heroica y recibió de manera póstuma la Medalla de Honor del Congreso en 1969. En el 2002 se inició el proceso de canonización del padre Capodanno a quien se le reconoce ahora como un Siervo de Dios.

Presentamos además historias sobre otros mensajeros del amor de Dios. Lea en el artículo Misión en la Ciudad cómo jóvenes nativos americanos de Montana salen de la periferia de su reservación y visitan a otros jóvenes en Chicago, Illinois. El encuentro con la realidad de otros jóvenes ha sembrado semillas de liderazgo y de misión en ambos grupos de jóvenes. El artículo Niño a Niño nos muestra el trabajo de la hermana Maryknoll Bibiana Bunuan. Su misión es llenar un vacío educativo en una región muy pobre de Tanzania. Allí, ella dirige un programa que entrena a niños a ser mentores y ayudar en la educación de otros niños.

Finalmente, con el artículo Atrapada en Limbo, llamamos la atención sobre el drama que viven miles de familias de inmigrantes indocumentados y oramos para que estas familias encuentren calma y un compasivo apoyo cristiano. “Era un extraño, y me hospedaron”. (Mateo 25, 35)