Coalición de inmigración difunde información relevante para comunidades

 

El Evangelio está repleto de simbolismos. El mar aparece como signo de adversidad. Cruzarlo representa transcender diferencias y divisiones. El Evangelio de San Marcos cuenta que cuando Jesús manda a los discípulos a atravesar las aguas, les da miedo. Vientos adversos obstruyen su paso. Hoy en día, en un clima de incertidumbre, los inmigrantes indocumentados sienten vientos adversos.

Hace poco, la Coalición de Inmigración de Nueva York entrenó a personas que quieran ofrecer ayuda a los inmigrantes en la comunidad. Aunque no pueden dar consejos legales, porque no son abogados, sí pueden difundir información relevante para inmigrantes.

Por ejemplo, es un error pensar que las órdenes ejecutivas sólo afectan a los indocumentados con antecedentes penales. No es cierto; son más amplias. El presidente actual ha cambiado las prioridades para poner a mayor número de inmigrantes bajo una orden de deportación. Ahora los agentes de ice (Inmigración y Control de Aduanas) pueden deportar a más individuos, con menos proceso judicial.

Las órdenes ejecutivas afectan a personas con casos penales leves, que nunca fueron procesados; o que no tuvieron acceso a asesoría legal para defenderse. Y también pueden afectar a inmigrantes con residencias permanentes, visas escolares, etc.
Todo esto ha ocasionado un estrés tremendo en las comunidades de inmigrantes. Padres de familia hablan de ansiedad y víctimas de crímenes temen denunciar a los perpetradores a la policía por miedo a ser denunciados ellos mismos por sus estatus migratorios.

¿Qué hacer contra estos vientos adversos? En primer lugar, no rendirnos ante el pánico y a la desconfianza. Por ejemplo, si un vecino teme ir a una reunión escolar, hablemos para ver si realmente tiene motivos para tener miedo.

Algo importante que podemos hacer es ayudar a las familias indocumentadas a desarrollar un plan, como memorizar los teléfonos de una persona de confianza, de un abogado y del consulado de su país de origen. El número de su caso de inmigración también debe ser memorizado, y estar al alcance de los familiares. Los documentos importantes deben estar juntos en un lugar accesible. Si hay niños en la familia, los documentos deben incluir actas de nacimiento, vacunas, informes escolares, pasaportes, etc. Además, se recomienda que se prepare una carta poder para que alguien de confianza pueda encargarse de los niños, por ejemplo recogiéndolos de la escuela. La escuela debe poder contactarse con la persona designada, con información actualizada.

Un inmigrante que está siendo arrestado debe cooperar con los oficiales, por razones de seguridad. Sin embargo, tiene el derecho de no hablar (para no incriminarse). Si los oficiales de ice llegan a un domicilio, antes de abrir la puerta, uno tiene derecho de pedir ver una orden judicial firmada (warrant). El papel puede pasar debajo de la puerta, o ser revisado por la ventana. Si no hay orden judicial, no es obligatorio abrir la puerta.

El mar en la Biblia es signo de adversidad, pero cuando Jesús calma la tormenta, o camina sobre el agua, sentimos su poder. Confiemos pues, que no nos va a dejar solos. Acordémonos que hasta el mar le obedece. Subamos a la barca. Todos podemos ayudar a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes a cruzar el temporal.

Foto principal: Personas muestran fotos de inmigrantes cerca a la Corte Suprema estadounidense mientras presidentes de universidades católicas abogan por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. (Crédito: CNS/Washington D.C.)


maryknoll-icon-grey