Noviembre/Diciembre 2017
Proteger a las generaciones presentes y futuras en la tierra

La Hermana Maryknoll Elizabeth Zwareva escribe sobre las negociaciones de la ONU para prohibir las armas nucleares. Nos informa que se apoyó firmemente el preámbulo del tratado para deslegitimar y estigmatizar la posesión y el uso de armas nucleares. Zwareva dice que las Hermanas Maryknoll tienen la esperanza que la Conferencia de las Naciones Unidas conduzca un instrumento jurídico sólido y universal para prohibir las armas, lo que conduciría a su eliminación total. Las misioneras se unieron a más de mil manifestantes el pasado junio en Nueva York, en una marcha de mujeres para prohibir las bombas y alentar a los negociadores a proteger a las generaciones presentes y futuras en la tierra, nuestro hogar común. Cuando prohibimos las armas nucleares, podemos decir, con San Francisco: “Alabado sea mi Señor …”, mientras profesamos ser “Instrumentos de paz de Dios”.

Foto principal: Cortesía de la Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org

maryknoll-icon-grey