Estimado Padre Raymundo:
Me encantó leer la edición de Marzo/Abril de la revista Misioneros, donde se reconoce la labor misionera del Padre Maryknoll Kyungsu Son y Casa Bartimeo en Lima, Perú. En Casa Bartimeo acogen a hermanos con discapacidad visual y les entrenan para hacer un trabajo que les servirá en el futuro. Soy Afiliado Maryknoll del Capitulo Niño Jesús en el sur de Lima y nuestra misión como hijos de Dios también es apoyar a nuestros hermanos y hermanas de Casa Bartimeo que han perdido la visión. Qué nuestro Señor Jesús bendiga este proyecto maravilloso y a todas las personas que están comprometidas.
Víctor Castro
Afiliado Maryknoll en Perú

 

Estimado Padre Raymundo:
Que bonita la misión de Ryan Thibert, candidato para ser hermano Maryknoll en lugares lejanos. La experiencia misionera que compartió el futuro hermano Maryknoll, en la edición de Septiembre/Octubre de la revista Misioneros, me recuerda mucho al ministerio compasivo de las Hermanas Maryknoll y también al servicio misionero de los Padres y Hermanos Maryknoll de su extraordinaria congregación religiosa. Muchos saludos desde Coelemu-Chile, desde aquí siempre recordamos su compromiso con los hijos de Dios.
Andrés Contreras
Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo:
Después de leer la historia de Verónica Castro en la edición de Septiembre/Octubre del 2017, una mujer indocumentada que lucha por mantener a su familia unida, quedé impresionada. Como cristianos nos hace falta hacer una cadena de oración por esta causa. Con las manos levantadas hacía Dios, pedimos en oración por el bienestar de Verónica y su familia. Pido a San Miguel Arcángel que la proteja de todo mal y que la acompañe siempre.
Rosa Silva
Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo:
Espero que la situación legal de Verónica Castro mejore pronto. Su historia, que publicaron en la edición de Septiembre/Octubre del 2017, me conmovió mucho. Ojalá le den una respuesta favorable pronto, pero probablemente Dios sea la mejor respuesta para ella y su familia, saludos, Dios los bendiga.
Eunice Sánchez
Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo:
Quiero agradecer a los sacerdotes Maryknoll por su excelente trabajo en diferentes países del mundo. Realmente siempre admiro su sacrificio y entrega a las comunidades necesitadas. Algunas veces pienso que fueron enviados de Dios para hacer una diferencia en este mundo. Como lectora, lo único que puedo decir es que cada historia es digna de admirar.
Siempre rezando por todos ustedes y por las personas que sirven.
Dios les proteja y bendiga siempre.
Karina Reyes
Chicago, IL

 

 

Foto principal: Niño cuida agua recolectada en un campo de refugiados en Uganda, donde viven más de un millón de refugiados de Sudán del Sur (CNS/Uganda)

 

maryknoll-icon-grey