Compartamos el viaje de los migrantes y refugiados

Llegué a Estados Unidos en 1991. Fui el último de mi familia en llegar. Salimos de Perú huyendo de una crisis económica en el país y años de violencia terrorista. Ese año, después de muchos que duró nuestro éxodo, mis padres, hermanos y yo, pudimos estar juntos en un sólo país, nuestro nuevo hogar, y celebrar en familia.

El agradecimiento por esa bendición que recibí sólo puede transformarse en empatía con los millones de familias que en el mundo se ven obligadas a dejar sus tierras debido a la pobreza, a las guerras, a la violencia, a los desastres naturales y aquellos desastres ecológicos causados por el propio ser humano.

Iniciamos este año enfocados en las vicisitudes que enfrentan migrantes y refugiados en el mundo y en la respuesta compasiva que como católicos estamos llamados a brindar a nuestro prójimo.

El Superior General de los Padres y Hermanos Maryknoll Raymundo Finch nos guía a una reflexión sobre la presencia de Dios en las tragedias y momentos más difíciles. Está en la respuesta compasiva que brindamos en oración y acción a nuestros hermanos y hermanas, dice. También publicamos extractos de otra reflexión y guía, la del Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, 2018. “Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”, nos pide.

El Hermano Maryknoll John Beeching nos relata la difícil situación de los refugiados mon/birmanos en Tailandia. Su conmovedora historia narra el inicio de su ministerio con refugiados en ese país a principios de 1990; y su preocupación actual por nuevos retos, como los que enfrentan los refugiados en Myanmar. Tal ministerio de servicio a los más vulnerables le ha brindado, dice, el mayor privilegio y satisfacción de su vida misionera.

En otros artículos de esta edición, compartimos un momento importante para la Iglesia Católica de Estados Unidos y de Guatemala: la beatificación del sacerdote misionero, Padre Stanley Rother, quien fue martirizado en Guatemala, por defender los derechos humanos de los indígenas Tzutuhil. Y destacamos otro evento importante en el año, el V Encuentro de pastoral hispana en Estados Unidos.

Feliz año, y gracias por compartir con nosotros el viaje.

Foto principal: Maryknoll y otras organizaciones distribuyen comida a los refugiados internos en los campamentos para refugiados en Myanmar. (John Beeching M.M./Myanmar)

maryknoll-icon-grey