Marzo/Abril 2018
No a la decisión de Trump en Jerusalén

El pasado diciembre, el Presidente Trump anunció su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Esta decisión es una amenaza grave para la paz. Así como el Papa Francisco dice: “No puedo quedarme callado”, respecto a la decisión de los Estados Unidos, nosotros tampoco podemos quedarnos callados. Enfatizamos el pedido del papa a los que están en el poder para que respeten el “status quo” de la ciudad, de acuerdo con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas. La decisión de los Estados Unidos consolidará aún más la ocupación ilegal de Israel en Jerusalén oriental y las violaciones de los derechos humanos que sufre el pueblo palestino a diario. Esta decisión solo fomentará más odio, conflicto, violencia y sufrimiento en Jerusalén y en todo el Medio Oriente.

Foto principal:Cortesía de la Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll.

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org

maryknoll-icon-grey