Ven y sígueme: nuevos misioneros laicos son enviados a sus misiones

“Ellos han escuchado la llamada”. Estas fueron las palabras del Padre Maryknoll Larry Lewis mientras presidía la ceremonia de firma del convenio de los siete nuevos miembros de los Misioneros Laicos Maryknoll (MKLM) el 7 de diciembre de 2017.

Los nuevos misioneros—Gabrielle Cuda, Margarita Durán, Kathleen Flatoff, Kylene Fremling, Michael Garr, Gabe Hurrish y Angélica Ruppe—cada uno hace un compromiso renovable de tres años y medio para vivir y trabajar como mensajeros del amor de Dios entre las personas más vulnerables del mundo en misión en el extranjero. Los himnos que cantaron durante la ceremonia reflejaron el compromiso que estos laicos acababan de declarar:

Aquí estoy, Señor. ¿Soy yo, Señor? Te he oído llamarme en la noche. Iré, Señor, si me guías. Mantendré a tu pueblo en mi corazón”.

Dos días más tarde, en un sábado nevado, dentro de la Capilla de la Reina de los Apóstoles, adornada de Navidad, en el campus de Maryknoll en Nueva York, estos nuevos misioneros laicos fueron enviados con cruces de misión y las bendiciones de la comunidad. A principios de enero, partieron hacia sus respectivas misiones en África, Asia y América Latina, donde comenzarán la siguiente etapa de su orientación a la misión, que incluye el aprendizaje del idioma y aculturación en el país donde serán misioneros.

Pero su viaje a la misión en el extranjero comenzó mucho antes de llegar a Maryknoll, Nueva York, en octubre de 2017 para su programa de orientación de 10 semanas. Sus viajes son tan distintos y únicos como los viajeros y hablan de los diferentes caminos que siguieron y que los llevaron a elegir la vida como misioneros laicos Maryknoll.

 

Angélica Ruppe es misionera en Tanzania.

 

El llamado de Angélica Ruppe se produjo después de un mes de servicio como misionera en Camerún, África, donde dice que se enamoró de la gente y la cultura y sintió que África era donde la necesitaban. Una contadora pública certificada que creció en México y recientemente vivió en Medford, Oregón, Ruppe fue referida a MKLM por un amigo misionero. “Mi sueño se hizo más grande”, dijo Ruppe sobre su decisión de unirse a MKLM. Ella espera seguir lo que Dios quiera que haga cuando comience su trabajo en Tanzania.

 

Margarita Durán es misionera en Brasil.

 

Otra nativa de México, Margarita Durán, quien creció en Río Rancho, Nuevo México, le atribuye a su trabajo como catequista, así como a la amorosa influencia de su padre, el ser llevada a la misión. Margarita siente que su título en criminología y psicología le servirá bien en Brasil, si idealmente trabaja en el área de la educación o en ministerio de prisiones. Pero su corazón y su mente permanecen abiertos a las posibilidades. “Realmente, sólo quiero ser humilde y crecer en mi relación con Jesucristo”, dijo.

 

Kathleen Flatoff es misionera en Kenya.

 

Kathleen Flatoff, quien servirá en Kenya, contó cómo tardó casi 30 años en responder a la llamada a la misión. Esta nativa de Tomah, Wisconsin, sirvió cuatro años con la Marina de Estados Unidos en Guam y pasó al retiro en 2012, después de 28 años como enfermera registrada en el Departamento de Asuntos de Veteranos. Realizó viajes misioneros de corto plazo después de su jubilación y decidió que finalmente era el momento de dedicar su vida al trabajo misionero. “Estaba en mis 50 años y MKLM era una de las pocas organizaciones que tomaba personas mayores, por lo que esta fue una combinación perfecta para mí”, dijo.

 

Gabe Hurrish es misionero en Sudán del Sur.

 

Gabe Hurrish fue llevado a la misión “porque tuve un tío que fue sacerdote franciscano TOR (tercera orden regular) en misión durante 33 años. Recuerdo sus historias cuando era joven”. Hurrish, de Stevens Point, Wisconsin, trabajó con varias organizaciones de ayuda, desarrollo y misión durante más de 25 años en 10 países, muchos en África. Él regresará para continuar su trabajo anterior como profesor en el único colegio de formación docente que funciona en Sudán del Sur, devastado por la guerra.

 

Michael Garr es misionero en Kenya.

 

El camino a la misión no fue fácil para Michael Garr, un chef de Lansing, Michigan. Su discernimiento comenzó hace unos tres años, cuando pasó buena parte de su tiempo orando y escribiendo un diario, sin saber qué hacer con su futuro. Mike escuchó su llamada a través de una charla que dio en su parroquia el Padre Maryknoll Brian Barrons. Una sensación de paz se apoderó de él, dice, y finalmente decidió que Dios le estaba diciendo qué hacer. En enero, partió hacia Kenya. “Espero profundizar mi relación con Dios trabajando en el ministerio de prisiones, así como con niños de la calle y huérfanos”, dijo Garr.

 

Gabrielle Cuda es misionera en Tanzania.

 

Para Gabrielle Cuda, no fue solo el trabajo, sino la gente lo que la ayudó a finalizar su decisión de convertirse en misionera. “Viajé a Uganda el año pasado y me enamoré de la gente. Son tan pobres en lo material pero son tan ricos en su fe y realmente transformaron mi fe”, dijo Cuda, de Los Ángeles, California, quien tiene un título en estudios de comunicación. En Tanzania, trabajará con el Proyecto LULU, que atiende a madres adolescentes en riesgo, enseñándoles habilidades para la vida y formas de obtener un ingreso.

 

Kylene Fremling es misionera en Camboya.

 

Kylene Fremling, quien servirá en Camboya, bromea diciendo que siempre quiso ser “una voluntaria profesional”. Para la nativa de Brookston, Minnesota, que tiene un título en fisiología del ejercicio, el llamado a la misión fue una combinación de factores. “Realmente quería una manera de servir a las personas de manera que pudiera servir a Dios e incluir mi fe, pero también realmente amar a su gente”, dijo. Su amiga le dijo que tuvo una visión de Kylene trabajando como misionera: “Cuando escuché eso”, dice Fremling, “supe que era una clara señal de lo que debía hacer”.

Estos misioneros han escuchado el llamado de Jesús, “Ven y sígueme” y han salido a misión, siguiendo ese llamado de amor al prójimo.

Foto principal: Siete nuevos miembros de los Misioneros Laicos Maryknoll inician su misión en Brasil, Camboya, Sudán del Sur, Kenya y Tanzania. (Cortesía de Misioneros Laicos Maryknoll/Nueva York)

 

maryknoll-icon-grey