El Papa Francisco pisa Tierra Santa

Hace cuatro años, un derrame de petróleo ensució el río que era la única fuente de agua para beber, cocinar y bañarse en la aldea indígena kukama de Cuninico, en la cuenca amazónica de Perú.

César Mozombite y Flor de María Paraná, líderes de la comunidad católica del pueblo, han luchado desde entonces para ayudar a sus vecinos a recuperarse del desastre. Pero sus esfuerzos para obtener agua potable y atención médica están enredados en demandas legales y trámites burocráticos del gobierno.

Así que cuando el Papa Francisco visitó la ciudad amazónica de Puerto Maldonado, en el sudeste de Perú, y llamó a los bosques y ríos amazónicos “tierra santa”, Mozombite sintió que el pontífice le estaba hablando.

Papa Francisco en Perú

Un hombre Kukama examina la capa de petróleo después de un derrame cerca a su aldea en la Amazonía peruana. (Barbara Fraser/Perú)

“Lo que más me llenó de alegría fue cuando mencionó los constantes derrames de petróleo en el Amazonas. Dijo que son una amenaza para la vida y una preocupación para las familias, y que han perjudicado a las comunidades en el Amazonas”, dijo Mozombite, uno de los 3.000 indígenas de Perú, Brasil y Bolivia que se reunieron con el papa el 19 de enero.

En un viaje de una semana a Chile y Perú entre el 15 y el 21 de enero, el papa instó a sus oyentes a unirse en la esperanza ante las numerosas aflicciones de sus países, incluidos los desastres naturales, la corrupción, el crimen organizado y la violencia doméstica. Pidió a los políticos que escuchen a las personas que se encuentran en la “periferia” de la sociedad: indígenas, pobres, ancianos, niños y migrantes.

El papa guardó uno de sus mejores mensajes de apoyo para los pueblos indígenas de la Amazonía. “Aquellos de nosotros que no vivimos en estas tierras necesitamos su sabiduría y conocimiento para permitirnos entrar, sin destruir, los tesoros que posee esta región”, dijo el Papa Francisco a sus oyentes, “y escuchar el eco de las palabras que el Señor le habló a Moisés: ‘Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar en el que estás parado es tierra santa’”.

Papa Francisco en Perú

El Papa Francisco conversa con miembros de poblaciones indígenas de la Amazonía durante su visita apostólica a Perú. (CNS/Perú)

Antes del discurso del papa, dos mujeres de Harakbut y un hombre de Awajún describieron las amenazas que enfrentan sus comunidades por parte de madereros, mineros y otros forasteros que despojan sus tierras de sus riquezas naturales. Le dijeron al papa que temían que sus culturas desaparecerían si la devastación continuaba.

“Los pueblos nativos amazónicos probablemente nunca han estado tan amenazados en sus propias tierras como lo están en la actualidad”, dijo el Papa Francisco. “La Amazonía no es sólo una reserva de biodiversidad, sino también una reserva cultural que debe preservarse frente a las nuevas formas de colonialismo”.
Los gobiernos y las empresas dedicadas a la producción de petróleo y gas, la minería, la tala, la agricultura industrial e incluso los programas de conservación con demasiada frecuencia no toman en cuenta a los pueblos indígenas en cuyas tierras operan, dijo el papa.

Pidió protección especial para las tribus semi nómadas que viven en la zona boscosa a lo largo de la frontera entre Perú y Brasil, evitando el contacto con el mundo exterior. Esos grupos son “los más vulnerables de los vulnerables”, dijo, porque pueden ser diezmados por enfermedades como el resfriado común, a lo que no tienen resistencia, y no pueden defender sus propios derechos.

Papa Francisco en Perú

Artistas de la Amazonía peruana presentaron danzas típicas durante la visita del papa. (CNS/Perú)

El Papa Francisco particularmente quería reunirse con los pueblos amazónicos porque ha convocado un Sínodo para la Amazonía, una reunión especial de obispos, para 2019 para abordar los problemas ambientales y sociales urgentes que afectan a esa región y a su gente.

“La defensa de la tierra no tiene otro propósito que la defensa de la vida”, dijo. Sus palabras resonaron mucho más allá de Puerto Maldonado.

“Pudo haber estado hablando con los hombres y mujeres indígenas del altiplano”, dijo la Hermana Maryknoll Patricia Ryan, que trabaja con abogados y educadores en Puno, Perú, para defender los derechos humanos y ambientales de los aymaras y quechuas en los Andes. (Vea nuestra edición de julio/agosto de 2017). “Es tan importante que él eligió aclarar cuestiones relacionadas con el medio ambiente y los pueblos indígenas, que por lo general se mantienen en la oscuridad y no se habla de ellas”.

La forma en que el Papa Francisco estableció conexiones entre los problemas ambientales y sociales fue especialmente importante, dijo Ryan.

En su viaje al Amazonas, el papa voló sobre un área donde la extracción ilegal de oro ha convertido el paisaje en un paisaje lunar, con enormes cráteres llenos de agua que forman cicatrices visibles desde el espacio exterior. Ese tipo de minería, dijo ella, ha estado acompañada por el tráfico de personas por sexo y trabajo. La hermana Ryan ha visto la misma tragedia en el altiplano.

En las ciudades andinas donde los empleos son escasos, los jóvenes responden anuncios que buscan personas con una “buena apariencia” para trabajos que supuestamente pagan bien, dijo. Una vez que los aceptan, quedan atrapados por traficantes que confiscan sus documentos de identidad y los llevan a lugares como los sofocantes campos auríferos amazónicos o los fríos campamentos mineros en lo alto de las montañas.

Niñas de hasta 12 ó 13 años son obligadas a prostituirse, como algunos niños, dijo la hermana Ryan. Otros muchachos y jóvenes se ponen a trabajar en las minas de oro. “Quedan perdidos allí, casi para siempre”, dijo.

Incluso las minas legales son un imán para los traficantes que obligan a las mujeres a la prostitución, agregó. “No importa dónde estén las minas, allí habrá tráfico humano”.

El Papa Francisco dijo que toda la sociedad debe responder por el flagelo de la trata de personas para el trabajo y el comercio sexual.

“¿Dónde está tu hermano o hermana que está esclavizado?” preguntó. “No miremos para otro lado. Hay una complicidad mayor de la que creemos. Este problema involucra a todos”.

Papa Francisco en Perú

El Papa Francisco llega para una reunión con la gente del Instituto Jorge Basadre en Puerto Maldonado, Perú, durante su visita apostólica en enero. (CNS/Perú)

Las vidas de los indígenas están estrechamente entrelazadas con la tierra, los bosques, los ríos y los lagos, dijo el Papa Francisco, pero a menudo no tienen voz en cómo se usa su tierra. Perú tiene una ley que exige que las comunidades indígenas sean consultadas sobre proyectos que afectarían sus derechos comunitarios, pero la aplicación es inadecuada, dijo la hermana Ryan.

“Es donde están los indígenas, en la jungla o en las montañas, donde encontrarás minerales, petróleo y gas”, dijo ella.

Los conflictos entre esas industrias y las comunidades locales podrían evitarse si se respetaran los derechos de los pueblos indígenas, dijo la hermana Ryan. Pero cuando las comunidades indígenas protestan contra las concesiones petroleras, de gas o mineras en sus tierras, los funcionarios del gobierno algunas veces los acusan de bloquear el desarrollo del país.

El Papa Francisco les dijo a sus oyentes, incluidos los funcionarios peruanos y de otro tipo que tenían asientos en la primera fila, que la acusación no es cierta.

“Si, para algunos, es visto como un obstáculo, el hecho es que sus vidas claman contra un estilo de vida que no tiene en cuenta su propio costo real”, dijo a sus oyentes indígenas y los trabajadores de la iglesia, muchos de ellos misioneros, quienes los acompañaron.

En países como Perú, que aún dependen en gran medida de la exportación de materias primas como la madera y los minerales para obtener los ingresos que necesitan para reducir la pobreza, las palabras del Papa Francisco son una llamada de atención y un desafío, dijo la hermana Ryan.

“El desarrollo debe sustentar la vida, no solo de la población humana, sino de toda la Madre Tierra”, dijo. “Todos estamos interrelacionados. Necesitamos proteger a la Madre Tierra para que haya un futuro para las generaciones venideras”.

Haga clic en el gráfico para obtener más información sobre DYN en Español.

Foto principal: Durante su visita a Perú, el Papa Francisco conoció a miembros de pueblos indígenas en el estadio Madre de Dios en Puerto Maldonado, y habló sobre la necesidad de proteger la Amazonía. (CNS/Perú)

 

maryknoll-icon-grey