LLamados a amar a los descartados

El Padre Gustavo Gutiérrez es un teólogo latinoamericano que recientemente ha cumplido 90 años. Es uno de los padres de la Teología de la Liberación, el gran aporte a la reflexión teológica desde Latinoamérica para el mundo.

El Papa Francisco le envió una carta por el día de su cumpleaños, en la que le agradece “su contribución a la Iglesia y a la humanidad, a través de su servicio teológico y de su amor preferencial por los pobres y descartados de la sociedad”. También le agradece sus “esfuerzos y forma de interpelar las conciencias para que nadie quede indiferente ante el drama de la pobreza y la exclusión”.

En el Centro Misionero Maryknoll en América Latina (CMMAL), dedicado al servicio de la educación y formación Misionera, nos encontramos con el desafío de interpelar y dejarnos interpelar para asumir la dimensión social de la evangelización, como nos dice el papa en el capítulo cuarto de Evangelii Gaudium: [Sin interpelación], “corremos el riesgo de desfigurar el sentido auténtico e integral que tiene la misión evangelizadora” (EG 176). La expresión “amor preferencial”, nacida como expresión teológica de la misión de la Iglesia, ilumina el caminar de los cristianos en América Latina desde la época del Documento de Medellín—que contiene las conclusiones de la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que se llevó a cabo en Medellín, Colombia en 1968. Ha sido nuestro referente y termómetro para medir nuestra pasión evangelizadora. Implica una opción que debe asumir el cristiano si quiere seguir a Jesús, como dijo el Papa Benedicto: “La opción por los pobres está implícita en la fe cristológica”. Esto quiere decir que no podemos vivir verdaderamente el Evangelio de Jesús sin un amor y compromiso por los más pobres y excluidos de la sociedad.

Siempre hemos expresado que, dicha opción, se dirigía a los “pobres” con todas las dimensiones y significados que esta categoría social y religiosa puede tener. Los que viven en situación de pobreza, producto de las políticas económicas o de la realidad social de cada país, son la “preferencia” en nuestro amor y acción evangelizadora.

El papa Francisco, en su reflexión sobre el mundo actual, introduce otra categoría, que tiene que ver con la mentalidad y las prácticas en el mundo actual: los “descartados”. No se trata solamente de quienes viven en situación de pobreza, o de quienes son excluidos por el sistema económico, o de quienes están fuera de las oportunidades de una vida más plena. Se trata, al igual que con los recursos naturales, de quienes son descartados, los que ya no cuentan, los que están pero nadie los tiene en cuenta, los “incontables”. Estos, pueden ser descartados como quien tira una computadora vieja, un cacharro roto o la basura. Son los descartados de la sociedad. A ellos se dirige hoy nuestro “amor preferencial” y nuestra tarea evangelizadora.

Esta opción requiere un compromiso activo por denunciar y cambiar las estructuras que favorecen la exclusión y el descarte. Como dice el papa: “No podemos quedarnos tranquilos en espera pasiva en nuestros templos” (EG 15).

El papa agradece a Gustavo Gutiérrez su amor preferencial por los pobres y descartados, y tú, ¿de qué lado estás? ¿Quiénes son tus “preferidos”? ¿Cómo vives la dimensión y compromiso social de tu ser discípulo misionero?

Para más columnas por el director de CMMAL, vaya a: Opción Misionera.

Foto Principal: Una mujer salvadoreña trabaja frente a su humilde hogar en Soyapango, en las afueras de San Salvador. (CNS/El Salvador)

maryknoll-icon-grey