Misioneros Recuerdan el legado compasivo de una colega y mentora

Entre los muchos regalos que Mary D’Arcy compartió con Maryknoll, se encuentra su notable capacidad para estar presente. Sam Stanton, ex director de los Misioneros Laicos Maryknoll lo expresa así: “Cuando Mary se sentaba contigo, ¡era como si tú eras la única persona en el mundo! Así de personal y atenta era. Tenía el tremendo regalo de estar presente para los demás”.

Mary Gray nació en Meadville, Pennsylvania, el 25 de octubre de 1930. Ella y su hermana gemela Marie sintieron el llamado a la misión y juntas ingresaron a las Hermanas Maryknoll en 1948.

A Mary le encantaba contar cómo un día, ella y Marie fueron llamadas a la oficina de la fundadora de las Hermanas Maryknoll, la Madre Mary Joseph. Había llegado una carta de la Cruz Roja. Les había llamado la atención que en una donación de sangre Mary había donado sangre dos veces y aunque apreciaban su generosidad querían advertirle que no es saludable donar sangre dos veces el mismo día. La Madre Mary Joseph, Mary y Marie rieron a carcajadas. Las gemelas eran idénticas.

Después de completar una licenciatura en educación en Maryknoll Teachers College en 1954, Mary sirvió en misión en Lima y Arequipa en Perú; y en Cobija y Riberalta, en Bolivia. Su experiencia misionera permaneció con ella por el resto de su vida. Su amiga, Teresa McGee, dice: “Se comportaba igual en un restaurante fino como en un kiosco de empanadas (salteñas). Recordaba con cariño sus domingos por la mañana en Bolivia cuando las hermanas salían a comer salteñas después de la misa”.

“Cuando Mary se sentaba contigo, ¡era como si tú eras la única persona en el mundo! Así de atenta era”.

Mary regresó a Estados Unidos y obtuvo una maestría en psicología en 1967. Más adelante, ella dejo la congregación Maryknoll y se casó con Paul D’Arcy, un ex-sacerdote Maryknoll. Tuvieron un matrimonio amoroso y criaron dos hijos.

Mary mantuvo una conexión de por vida con la Congregación de Hermanas Maryknoll a través del grupo “círculo completo” de Maryknoll para ex religiosas. Ella apoyó a los Afiliados de Maryknoll y perteneció al Capítulo “Subway” de Afiliados.

También se desempeñó en la junta de Chi Ro Fund, que otorga fondos para ex misioneros en dificultades. Mary sirvió como psicóloga de personal para la Asociación de Misioneros Laicos Maryknoll desde 1976 hasta 2004, y fue mentora de misioneros laicos por 28 años. Era una experta en dinámica familiar, y trabajó con todos los miembros de las familias en misión, incluyendo niños.

Después de jubilarse, Mary prestó sus servicios a los Misioneros Laicos Maryknoll como voluntaria y siempre estuvo presente en las celebraciones de jubileo de los misioneros hasta el 2014. De manera providencial, su muerte el 2 de agosto de 2017 coincidió con un jubileo.

Los presentes agradecieron sus contribuciones a la misión en una misa celebrada por el Padre Maryknoll Ken Thesing en la Capilla de Nuestra Señora Reina de los Apóstoles, en Maryknoll, Nueva York. Los hijos y nietos de Mary estuvieron presentes, y su hijo Paul dio una emotiva elegía. Su legado sigue vivo, en su familia y en toda la familia de misioneros de Maryknoll.

Mary Gray D’Arcy, ¡presente!

Foto Principal: Ex-misioneras laicas Maryknoll María Aguirre. (izq.), Sharon Raynor y Eileen Chaleton, junto con Mary D’Arcy, (Maryknoll Mission Archives/Nueva York)

maryknoll-icon-grey