SACERDOTE MARYKNOLL REFLEXIONA SOBRE LA MEJOR HISTORIA JAMÁS VIVIDA

Una joven, María, comprometida para casarse, queda embarazada. Confundido y decepcionado, su prometido José considera romper el compromiso en lugar de exponerla a la humillación pública y tal vez incluso a la ejecución por adulterio. Mientras tanto, la prima mayor de María, Elizabeth, más allá de la edad fértil, repentinamente se encuentra embarazada también. Su esposo Zacarías queda estupefacto, literalmente. María va a la región montañosa de Judea para compartir sus buenas noticias y ayudar a Elizabeth. Con toda probabilidad, María actuó como la partera de Elizabeth.

Por lo tanto, en medio de un drama muy humano comienza la llamada “historia más grandiosa jamás contada”. El Evangelio entrelaza hábilmente los elementos humanos y divinos que rodean la vida y las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Esto es apropiado ya que Jesús es a la vez humano y divino. Sin embargo, mantener estas dos realidades en equilibrio sigue siendo nuestro desafío constante.

A través de las historias del nacimiento de Jesús, registradas en los Evangelios de Lucas y Mateo, la época de Adviento y Navidad nos invitan a venerar nuestra humanidad incluso mientras celebramos el plan de Dios en los eventos cotidianos de la vida humana.

(CNS/Paul Haring)
A veces permitimos que los milagros eclipsen la humanidad de Jesús. Pero si nos atenemos a las Escrituras, surgen detalles sorprendentes. No hay ninguna indicación de que María haya visto a un ángel excepto por una vez en Nazaret, cuando la historia de la salvación nos dice que una Virgen le dijo sí a Dios. Los ángeles se aparecieron a los pastores en el campo, pero después de eso, la historia los lleva a ellos, y a nosotros, a la humilde simplicidad de un establo en el que encontramos al Niño Jesús. Sentimos la maravilla cuando los Reyes Magos vienen a adorar al niño, pero pronto comparten el temor de José y María, que descubren que el Rey Herodes quiere matar al niño. La Sagrada Familia se convierte en los refugiados más famosos de la historia, como muchos que se ven obligados a huir de sus hogares en la actualidad. (Ver páginas 8 y 56.)
(CNS/Jose Cabezas/EL Salvador)

Los niños reciben con gratitud juguetes caseros en lugar de videojuegos.

Las velas de Adviento y los villancicos y conciertos de Navidad celebran el sublime misterio de Dios santificando nuestra existencia humana, con todas sus alegrías y tristezas, al convertirse en uno de nosotros. Cada vez más, personas de diferentes culturas alrededor del mundo celebran la Encarnación con símbolos de sus vidas ordinarias que son significativas para ellos.

En el campo coreano, una familia tradicionalmente anunciaba el nacimiento de un niño ensartando pimientos rojos del techo de paja. Algunas guarderías coreanas modernas incorporan esta costumbre. En México, las familias representan nuevamente a José y María buscando una posada visitando las casas de familiares y vecinos en los nueve días previos a la Navidad. En zonas rurales de Tanzania, no hay árboles decorados, luces o Muzak que sobresaturan los sentidos. Por el contrario, los padres que pueden, le compran ropa nueva para sus hijos. Los niños reciben con gratitud juguetes caseros en lugar de videojuegos. Los cristianos asisten a servicios religiosos toda la mañana y tienen reuniones familiares y comparten una comida especial.

Todo esto sirve como un recordatorio: antes de que fuera un libro, el Evangelio era una vida. Para apreciar plenamente su poder, necesitamos hacer más que solo leerlo o incluso creerlo; tenemos que vivirlo reconociendo el misterio y la presencia de Dios en el trabajo en los eventos humanos ordinarios de nuestra vida cotidiana.

Imagen destacada: Niño duerme apaciblemente en una casa para niños y ancianos de las Misioneras de la Caridad en Mongolia.

maryknoll-icon-grey