Las partes en el conflicto interno en Sudán del Sur tienen muchas esperanzas de un cese al fuego permanente entre los dos principales grupos étnicos involucrados en la guerra civil, los dinka y los nuer. Mientras tanto, la crisis humanitaria continúa, y el número de refugiados ha llegado a 2,5 millones de personas, y otros dos millones viven en campamentos para desplazados internos, según el Padre Maryknoll Michael Bassano, quien trabaja en un campo para desplazados internos (PDI) en el norte de Sudán del Sur. Los refugiados de Sudán del Sur han ido a Etiopía, Sudán, Kenya y al norte de Uganda. El padre Bassano dice que las personas huyen de sus hogares por falta de alimentos e inseguridad. De los 8,5 millones de personas que aún viven en Sudán del Sur (de un total anterior de 11 millones), el 48% tiene inseguridad alimentaria, según Naciones Unidas.

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org