Jóvenes piden capacitación para asumir roles de liderazgo en parroquias de Estados Unidos

El V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina no sólo reavivó la fe de Lily Morales sino que la empoderó a luchar por sus sueños y sus derechos, y los de otros jóvenes hispanos católicos en Estados Unidos.

Ella asistió al V Encuentro como coordinadora de la oficina del Ministerio Hispano de la diócesis de Austin, Texas, y no sólo se sintió motivada por el entusiasmo de los jóvenes por renovar la Iglesia Católica en Estados Unidos, sino porque entre ellos encontró a otros líderes parroquiales con un estatus migratorio similar al de ella.

Morales es una de unos 800,000 dreamers, jóvenes que viven en Estados Unidos bajo un estatus migratorio temporal—programa DACA—para personas que llegaron al país sin documentos cuando eran menores de edad. En el encuentro, ella reafirmó su llamado de abogar por los dreamers, y sintió lo importante que es estar en comunidad para fortalecer su fe.

Al V Encuentro, realizado en Grapevine, Texas, en septiembre, 2018, asistieron más de 3.000 líderes católicos de todo el país, cientos de religiosos y más de 120 Obispos. 

Edith Ávila Olea es coordinadora para Caridades Católicas en la Diócesis de Joliet, Illinois. (Giovana Soria/Texas)

Edith Ávila Olea coordina el ministerio de jóvenes profesionales para Caridades Católicas en la Diócesis de Joliet, Illinois. (Giovana Soria/Texas)

Lily Morales, arriba, de la Diócesis de Austin, Texas, charla con Natalia Moreau, ambas líderes católicas (Giovana Soria/Texas)
Jóvenes católicas de diferentes diócesis participan en el V Encuentro Nacional. (Giovana Soria/Texas)

Lily Morales, arriba, coordinadora de la oficina del Ministerio Hispano de la Diócesis de Austin, Texas, charla con Natalia Moreau, ambas líderes que participaron en el V Encuentro. (Giovana Soria/Texas)

Abajo: Líderes católicas de diferentes diócesis participan en el V Encuentro Nacional. (Giovana Soria/Texas)

“[Fue] un proceso que realmente privilegiaba a los jóvenes e invitaba a su protagonismo… el encuentro tuvo una opción preferencial por los jóvenes”, dijo Alejandro Aguilera-Titus, coordinador nacional del V Encuentro en una entrevista para la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos. “Los jóvenes entablaron una conversación profunda, sincera y se vio una realidad nueva, donde los obispos acompañaron a nuestro pueblo, sobre todo a la juventud, de una manera más cercana”.

“[Los obispos] se sentaron a cenar con nosotros y para los latinos es muy importante compartir la cena en familia”, dijo Aidé Cuenca Narváez, una estudiante y miembro de la pastoral universitaria de Cabrini University en Pennsylvania, quien se sintió inspirada y motivada por el respaldo de los obispos. “Fue una oportunidad para alzar nuestras voces, compartir las preocupaciones, lo que esperamos de la Iglesia y, básicamente, decirles que queremos seguir caminando en nuestra fe, descubriéndola y fortaleciéndola; pero no podemos hacerlo si ellos no están dispuestos a caminar con nosotros”.

De los 71 millones de personas que se identifican como católicos en Estados Unidos, según el Center for Applied Research in the Apostolate y Pew Research Center, alrededor del 40% son latinos.

El V Encuentro, una iniciativa de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, empezó en el 2017 un proceso de discernimiento pastoral, reflexión, consulta y misión a lo largo del país, que culminó con el encuentro nacional. Este febrero se publicará un libro con las conclusiones del V Encuentro y se espera que para el 2020 se empiecen a implementar sus recomendaciones a nivel parroquial, diocesano, regional y nacional.

 Durante el V Encuentro Nacional, se discutieron los desafíos, oportunidades, estrategias y se discernieron las áreas ministeriales de mayor importancia para el futuro del ministerio hispano. Entre ellas: cómo responder al tema de la inmigración, la formación en la fe, la pastoral juvenil hispana, el desarrollo de liderazgo y la capacitación pastoral.

Gabriela Karaszewski, 44, directora de la oficina de jóvenes adultos y pastoral universitaria de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, Texas, también se sintió energizada por el V Encuentro. “Hay que ser católicos en acción y no sentarnos en una oficina”, dijo. “Somos una iglesia en salida y hay que primeriar, mejor dicho, ser los primeros en salir a las periferias. No a enseñar, sino a escuchar la realidad de otros y acompañar”.

Karaszewski espera que el V Encuentro ayude a establecer una Pastoral Juvenil en cada parroquia, ya que sólo las principales ciudades como Nueva York, Los Ángeles y Houston ofrecen programas para jóvenes adultos en sus parroquias. Sin embargo ella reveló que de las 150 parroquias de su arquidiócesis sólo la mitad tienen algún programa para jóvenes adultos. “La Iglesia tiene que ofrecerles un espacio a los jóvenes”, dice. “Hay que considerar que la mayoría de jóvenes adultos activos son profesionales y el 75% son ciudadanos o hispanos documentados y 25% son indocumentados”.

El obispo auxiliar Andrew H. Cozzens de St. Paul y Minneapolis posa para la foto con jóvenes de la región VIII en el V Encuentro Nacional (CNS/Texas)

Sosteniendo la cruz, El obispo auxiliar Andrew H. Cozzens de St. Paul y Minneapolis posa para la foto con delegados de la región VIII en el inicio del V Encuentro Nacional en Grapevine, Texas. (CNS/Texas)

Oración del V Encuentro. (CNS/Texas)

Para Juan Pablo Padilla, coordinador de pastoral juvenil hispana y de jóvenes y jóvenes adultos de la Arquidiócesis de Chicago, el V Encuentro reveló la realidad del pueblo: “Descubrimos que hay muchos dreamers y si no le damos el espacio de confianza pasan desapercibidos. Son jóvenes biculturales y bilingües, quienes viven en dos mundos y a la vez viven en las sombras y con la incertidumbre de DACA”.

Otra preocupación de los ministerios hispanos es la situación de los jóvenes que están en riesgo, pertenecen a pandillas o sufren violencia en sus hogares o la escuela. “Nos dimos cuenta cómo muchos jóvenes pueden encontrar su identidad y un mejor sentido en sus vidas participando en grupos juveniles”, añadió Padilla.

Durante el V Encuentro, Padilla fue panelista de la sesión plenaria, Una Iglesia que da Frutos, en la que dijo: “Necesitamos ver más mujeres en posiciones de liderazgo; formación a nivel universitario para que los jóvenes sirvan en posiciones de liderazgo y presupuestos adecuados que nos ayuden a hacer nuestro trabajo”.

Edith Ávila Olea, coordinadora de jóvenes profesionales para Caridades Católicas en la diócesis de Joliet, Illinois, otra panelista, dijo: “El V Encuentro Nacional ha sido un proceso de inspiración y esperanza para los latinos y es nuestra responsabilidad como equipo de responder a ese llamado personal, escuchar sus necesidades y actuar para buscar soluciones”.

Jóvenes Lia Salinas y José Amaya llevan la Cruz del V Encuentro. (Giovana Soria/Texas)
 Jóvenes participan en un sketch "The Dreamers" para mostrar la realidad de los recipientes de DACA en el V Encuentro Nacional. (Giovana Soria/Texas)

Izq., Lia Salinas y José Amaya llevan la Cruz del V Encuentro en la ceremonia de apertura del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina en Grapevine, Texas. Dcha., Durante el V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina, líderes católicos participaron en un sketch teatral “The Dreamers” que buscaba mostrar la realidad de los recipientes de DACA. (Giovana Soria/Texas)

Ávila, quien trabaja en las áreas de inmigración, refugiados y el ministerio de restauración de la justicia, dice que estas áreas son de mayor importancia y oportunidades para que la comunidad latina se involucre, ya que se esta convirtiendo en la población mayoritaria en la Iglesia católica. “Tenemos que tomar la responsabilidad de nuestra Iglesia, tenemos que invertir en ella y espero que algún día nuestras oficinas diocesanas reflejen la Iglesia a la que servimos”, enfatizó.

Maryknoll también estuvo presente en el V Encuentro. “Es un faro de esperanza para los hispanos y para la Iglesia católica de los Estados Unidos”, dijo el Diácono Leonel Yoque, coordinador del equipo Discípulos Misioneros Maryknoll. “Los latinos traemos nuestra cultura y fe y esa riqueza hay que compartirla. Espero que el V Encuentro sea la realización de una Pastoral de Conjunto, donde todos trabajemos para llevar la Buena Nueva”.

Yoque añadió que el V Encuentro ha ayudado a discernir los signos de los tiempos y cómo la comunidad hispana puede responder a esa realidad, además, nos invitó a “un compromiso transformador y hacer eco a la voz del Papa Francisco que dice que todos los bautizados somos discípulos misioneros”.

El Arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, California, dijo que “El V Encuentro ha sido una gran bendición”.

Lily Morales sintió esa bendición y ahora piensa que como hispanos tenemos la responsabilidad de evangelizar e invitar a más feligreses a la Iglesia: “Nuestra tarea es seguir creando puentes de solidaridad entre diversas generaciones y culturas, y unirnos para seguir viviendo el encuentro”.

Foto Principal: Jóvenes hispanos católicos muestran su energía en el V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina. (Giovana Soria/Texas)

Discípulos Misioneros sidebar