Estimado Padre Raymundo

Un saludo inmenso a todos los misioneros Maryknoll que sacrifican las comodidades en sus países de origen para servir a los más pobres en el extranjero. Le pido a Jesús que bendiga siempre al Padre Maryknoll Joseph Thaler por todos los años de servicio misionero en Nepal. ¡Gracias Padre Joseph! por llevar la palabra de Dios a tierras lejanas, donde nosotros no podemos llegar. Una lluvia de bendiciones y muchas felicidades en su ministerio compasivo a los más vulnerables.

Nila Rivera |Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo

Quería transmitir mi humilde comentario sobre el mensaje que compartieron en su página de Facebook acerca de María, la Inmaculada Concepción. Ella es la mujer sagrada del Adviento que está llena de la presencia de Dios, desde el momento de su concepción. Qué bonito y bello mensaje que compartieron con nosotros sus seguidores. Nuestra Madre María está llena del amor de Dios y no hay lugar en su corazón para el mal. Por lo menos, nosotros deberíamos intentar ser así como ella, personas  humildes de buen corazón, puras y de buenos sentimientos.

Daniela Monterrubio | Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo

Como seminarista, en mi juventud tuve la oportunidad de conocer a San Oscar Romero. Yo fui acólito cuando él celebró la Misa en una pequeña aldea en El Salvador. Nuestro San Romero de América, siempre será nuestro pastor y mártir. Le pido a San Romero que bendiga a cada uno de nosotros y nos guíe por el camino de Dios.

Rafael Orellana | Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo

Después de leer el artículo: “Lágrimas de una Madre” en la revista MISIONEROS, me entristeció mucho saber que miles de padres fueron separados de sus hijos en la frontera. Que lástima, ya que la mayoría de ellos escapa de violencia, represión y pobreza. Me rompe el corazón, pensar que tantos niños encontraron más sufrimiento en la frontera al ser separados de sus seres queridos. Los tengo en mis pensamientos y pido que Dios los proteja siempre.

Cornelio Rivera | Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo

Que dolor siento al ver la difícil situación de tantos de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes que buscan una mejor oportunidad para su familia en otro país. Los que estamos lejos de esa situación sólo nos queda orar mucho por ellos, pero también nos toca orar para que muchas personas muestren solidaridad con los inmigrantes y les den la bienvenida en sus países. Lo único que sé es que Nuestro Padre en su infinita misericordia los protegerá, especialmente a los niños indefensos que no tienen la culpa de vivir esta realidad.

María Farfán | Vía Facebook

Foto principal: Niñas sostienen velas durante la celebración de la Pascua en Nahuizalco, El Salvador. (CNS/El Salvador)