Niños indígenas en Brasil, lugar catalogado como un lugar mortífero para defensores ambientales. (Pixabay/Brasil)

Global Witness, una organización no gubernamental con sede en Londres que supervisa los asesinatos de activistas por la tierra y el medio ambiente, ha nombrado sistemáticamente a Brasil como uno de los lugares más mortíferos para defender el planeta. Las empresas mineras y los grandes proyectos agrícolas en el Amazonas se asocian con mayor frecuencia a los ataques violentos contra las comunidades indígenas y las comunidades de afro-brasileños que hablan en defensa de su tierra y el ecosistema amazónico. El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha prometido abrir más la selva tropical del Amazonas a las industrias extractivas, ignorando las amenazas contra las comunidades vulnerables y la devastación ecológica y social al desplazar a las personas y aumentar la deforestación en una selva tropical que es importante para la salud y el bienestar de todo el planeta.

Para leer la nota completa vaya a Stand with Brazil’s Earth Defenders 

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org