COVID-19 en Guayaquil: ‘Este es un asunto que afecta a todos’
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Barbara Fraser, Catholic News Service

LIMA, Perú (CNS) — Los hospitales y funerarias de Guayaquil, la ciudad más grande de Ecuador, están desbordados por el número creciente de casos y muertes por COVID-19, dijo el arzobispo Luis Gerardo Cabrera Herrera.

Fotografías dramáticas de la ciudad muestran cuerpos de personas que murieron en casa, envueltos en mantas o plástico y abandonados en la calle.

Un cuerpo muy cuidadosamente envuelto estaba colocado en un banco público, con un ramo de flores sobre el pecho y una gran sombrilla que le cubría del sol ardiente de Guayaquil. Junto a él había un cartel indicando que la familia había tratado de llamar al número de emergencia de COVID sin éxito.

«El gran problema es que no estábamos preparados para esto», dijo el arzobispo Cabrera a Catholic News Service. «La cifra de contagios crece diariamente. Esto hace que la situación sea muy difícil de manejar».

Para el 6 de abril, Ecuador, un país de unos 17 millones de habitantes, tenía más de 3,700 casos confirmados de COVID-19. Más de 2,500 de ellos en Guayaquil una ciudad portuaria de la costa del Pacífico, de unos 3.5 millones de habitantes. A nivel nacional, 191 personas habían muerto del virus, según las cifras oficiales. Los expertos de salud dicen que el número es probablemente más alto, ya que algunas personas murieron del virus sin haber sido diagnosticadas.

Diez doctores habían muerto del virus y unos 1,600 doctores, enfermeros, técnicos y otros trabajadores de la salud habían sido diagnosticados con COVID-19 o se sospechaba que lo tenían.

El gobierno de Ecuador impuso un confinamiento nacional el 16 de marzo, ordenando el cierre de todos los negocios y servicios, excepto los esenciales, y permitiendo a las personas salir de casa únicamente para comprar comida o medicinas.

Sin embargo, para ese momento, el virus ya se había propagado durante varias semanas en Guayaquil, donde se detectó el primer caso el 29 de febrero. La paciente era una anciana ecuatoriana que había llegado de España y que asistió a eventos sociales en Guayaquil antes de mostrar síntomas del virus.

Un cuerpo cubierto por una sábana yace afuera de un centro de salud durante la pandemia de coronavirus en Guayaquil, Ecuador, 4 de abril de 2020. (CNS / Vicente Gaibor del Pino, Reuters)

España e Italia son los dos países europeos con el mayor número de casos y muertes por COVID.

Poco después apareció el segundo grupo de casos que implicaba a personas que habían viajado a España o Italia durante las vacaciones de verano del hemisferio sur y regresaron a Ecuador en febrero, dijo a CNS Anastasio Gallego, miembro de la junta directiva de Hogar de Cristo, una organización de servicios sociales católicos de Guayaquil.

Algunas de esas personas también asistieron a eventos sociales, incluyendo al menos una gran boda, antes de mostrar síntomas. En algunos casos, mujeres que trabajaban como cocineras o trabajadoras domesticas de esas familias, contrajeron el virus y contagiaron a sus propias familias, dijo Gallego.

También se jugaron varios partidos de fútbol durante la primera quincena de marzo, antes de que la liga de Ecuador suspendiera todos los encuentros.

Los expertos de salud pública dicen que el coronavirus, que es enormemente contagioso y para el que no hay vacuna ni tratamiento, a menudo es propagado por personas que tienen pocos o ningún síntoma.

Cuando el número de casos de Guayaquil empezó a aumentar, el sistema de salud y otras oficinas de gobierno no pudieron dar abasto, dijo el arzobispo Cabrera.

Había pocos paquetes de prueba de COVID-19 disponibles, y las muestras tenían que ser enviadas a Quito por tierra para el análisis, lo cual atrasaba la respuesta. El gobierno además publicó normas confusas sobre el enterramiento y la cremación de cuerpos, lo cual causó un atasco en el proceso de los cementerios.

A medida que los hospitales se iban desbordando con casos de COVID-19, las personas con otros problemas de salud se quedaban sin asistencia. Algunos de los que murieron en casa podrían haber sido diagnosticados con COVID-19, pero otros murieron por otras causas, dijo Gallego.

Las oficinas responsables de la certificación de defunción y de autorizar la recogida de cadáveres no podían mantenerse al día de casos. Tal atoramiento, junto con la falta de autos fúnebres y depósitos de cadáveres, ha creado retrasos de varios días en el transporte de los cuerpos a los cementerios.

Los retrasos llevaron a algunas familias desesperadas a envolver los cuerpos de sus seres queridos en mantas o plástico y ponerlos en la calle. Debido a la escasez de féretros, una compañía está ofreciendo ataúdes de cartón duro para los entierros.

El hospital católico de Guayaquil está sirviendo a pacientes que tienen enfermedades distintas al COVID-19, para aliviar algo de la presión de los hospitales públicos que tratan casos de COVID-19, dijo el arzobispo Cabrera.

Un teléfono de ayuda organizado por la arquidiócesis y manejado por profesionales de la salud que proporcionan consejo y recetas se ha visto desbordado de llamadas.

El confinamiento en Guayaquil ha causado graves problemas económicos para muchas personas con trabajos de bajos salarios, cuyos ingresos se evaporaron de la noche a la mañana.

La iglesia está trabajando con las agencias de gobierno y las organizaciones de servicios sociales para ofrecer canastas de comida a familias necesitadas identificadas por las parroquias, dijo el arzobispo Cabrera.

«Es un asunto que afecta a todos», dijo.

Imagen destacada: Un trabajador de la salud transporta un cadáver frente a un contenedor refrigerado fuera de un hospital en Guayaquil, Ecuador, el 3 de abril de 2020, durante la pandemia de COVID-19. Los hospitales y funerarias de Guayaquil, la ciudad más grande de Ecuador, están desbordados por el número creciente de casos y muertes por COVID-19, dijo el arzobispo Luis Gerardo Cabrera Herrera. (Foto CNS-Vicente Gaibor del Pino, Reuters)

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Ediciones Archivadas