Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La humanidad no ha podido cuidar la tierra y sus habitantes, pecando contra Dios y su don de la creación, dijo el papa Francisco.

Al celebrar el Día de la Tierra, que cayó «en este tiempo pascual de renovación, comprometámonos a amar y a apreciar el magnífico don de la Tierra, nuestra casa común, y a cuidar de todos los miembros de la familia humana», dijo el papa durante su transmisión semanal en vivo de su audiencia general desde el Vaticano.

El papa dedicó su catequesis del 22 de abril a una reflexión sobre la responsabilidad humana y cristiana de cuidar la tierra, el hogar común de la humanidad. El día marcó el 50 aniversario del Día de la Tierra, que se estableció en 1970 para aumentar la conciencia pública y la preocupación por el medio ambiente y su impacto en la salud de las personas y en todas las formas de vida. Este año también se cumple el quinto aniversario de la encíclica del papa, «Laudato Si ‘, sobre el cuidado de nuestra casa común».

En su catequesis, el papa dijo que el Día de la Tierra «es una oportunidad para renovar nuestro compromiso de amar nuestra casa común y cuidar de ella y de los miembros más débiles de nuestra familia».

«Como la trágica pandemia de coronavirus nos está demostrando, solo juntos y haciéndonos cargo de los más débiles podemos vencer los desafíos globales», dijo.

Como relata el libro del Génesis, dijo, «vivimos, por lo tanto, en la casa común como una única familia humana y en la biodiversidad con las demás criaturas de Dios», y Dios ha pedido a la humanidad que cuide y respete su creación y «estamos llamados a cuidar y respetar a todas las criaturas y a sentir amor y compasión por nuestros hermanos y hermanas, especialmente los más débiles, a imitación del amor de Dios por nosotros, manifestado en su Hijo Jesús».

Dios es bueno y siempre perdona, dijo el papa, sin embargo, «la Tierra no perdona: si nosotros hemos deteriorado la Tierra, la respuesta será muy contundente».

El papa expresó su profundo aprecio por los movimientos e iniciativas internacionales y locales que se han creado en un esfuerzo por crear conciencia y despertar la conciencia de las personas y dijo que «todavía será necesario que nuestros hijos salgan a la calle para enseñarnos lo que es obvio, es decir, que no hay futuro para nosotros si destruimos el ambiente que nos sostiene».

«Hemos fallado custodiando la Tierra, nuestra casa-jardín y custodiando a nuestros hermanos. Hemos pecado contra la Tierra, contra nuestro prójimo y, en definitiva, contra el Creador, el Padre bueno que provee a cada uno y quiere que vivamos juntos en comunión y prosperidad», dijo.

Es importante que las personas restablezcan «una relación armoniosa» con la tierra y con el resto de la humanidad, dijo.

Eso requiere una nueva forma de mirar la tierra, «entendámonos: esta no es un depósito de recursos para ser explotar», sino como un regalo sagrado para sostener a toda la humanidad.

El papa dijo que muchas tragedias naturales han sido «la respuesta de la tierra a nuestro maltrato».

«Si ahora le preguntase al Señor qué piensa, no creo que me dijera que todo está muy bien. ¡Hemos sido nosotros los que hemos arruinado la obra del Señor!» dijo el papa.

«Al celebrar hoy el Día Mundial de la Tierra estamos llamados a rencontrar el sentido del respeto sagrado por la Tierra, porque no es solo nuestra casa, sino también la casa de Dios. ¡De aquí surge en nosotros la conciencia de estar en tierra sagrada!» dijo el papa Francisco.

Dijo que se necesita una «conversión ecológica», que surja de una contemplación amorosa y respetuosa de la belleza de la tierra y que conduzca a una acción concreta.

Debido a que el mundo y toda su gente son interdependientes, dijo el papa, toda la comunidad internacional debe cooperar en la protección «de nuestra casa común».

Por esta razón, el papa instó a los líderes a «guiar los preparativos para dos importantes conferencias internacionales,» la COP15 sobre diversidad biológica que se celebrará en Kunming, China, y la COP26 sobre cambio climático en Glasgow, Escocia, las cuales han sido aplazadas debido a la pandemia de coronavirus.

El papa dijo que apoyaba las muchas formas de acción concertadas a nivel nacional y local.

«Es bueno converger desde todas las condiciones sociales y dar vida también a un movimiento popular ‘desde abajo'» de la misma manera que nació el Día Mundial de la Tierra, dijo.

La audiencia en línea del papa fue solo una de las innumerables contribuciones a las celebraciones del Día de la Tierra, que se celebraron de manera digital, por internet, debido a la pandemia.

Para ver recursos en inglés sobre el Día de la Tierra, vaya a la página de MOGC.

Imagen destacada: El papa Francisco se dirige al público durante su audiencia general semanal el 22 de abril de 2020, en la biblioteca papal del Palacio Apostólico. Al reconocer la celebración del Día de la Tierra, el papa dedicó a su audiencia a instar a las personas a proteger la Tierra y sus habitantes. (Foto CNS-Vatican Media)