Las naciones de África oriental enfrentan enormes desafíos debido a la pandemia de coronavirus, que se produjo durante un año que ya era desafiante debido a los desastres naturales inducidos por el clima y enjambres de langostas.

A medida que los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales de la región trabajan para evitar los peores impactos de la pandemia, las comunidades locales también responden creativamente para ayudar a los más vulnerables. Como un autor y analista político de Kenya, Nanjala Nyabola, dijo: “No tenemos las instalaciones [para tratar el virus], pero sí tenemos una larga historia de cómo responder a las crisis, movilizándonos en torno a la salud pública. El público está tratando de creer y actuar en comunidad”.

En Kenya, se introdujeron bloqueos después de que se confirmara el primer caso de COVID-19 el 12 de marzo. Un toque de queda impuesto el 26 de marzo aumentó la tensión y la violencia, incluidas las palizas de la policía contra civiles. Las personas que viven y trabajan en los asentamientos informales y el sector empresarial están sufriendo mucho bajo las restricciones.

Sin embargo, las comunidades locales están encontrando formas de apoyarse mutuamente. En Mombasa, Kenya, la misionera laica Maryknoll, Kathy Flatoff, trabaja con los líderes y sacerdotes de la parroquia en la Iglesia Católica de San Patricio para ayudar a las familias más vulnerables en el asentamiento informal más grande de la ciudad. Las donaciones de todo el mundo se canalizan a través de transferencias de teléfonos celulares a personas necesitadas identificadas por los líderes de la parroquia.

Primero, priorizando a las mujeres vulnerables, los líderes distribuyen periódicamente el equivalente de unos cinco dólares estadounidenses a cada persona, lo que les permite comprar alimentos para sus familias, apoyar la economía local y evitar que la ayuda se realice a través de grandes centros de distribución de alimentos.

El impacto de COVID-19 en África Oriental Una anciana recibe una caja de donaciones de alimentos entregadas por un grupo de ayuda a personas necesitadas en una sección pobre de Nairobi, Kenya, el 14 de abril de 2020, durante la pandemia de coronavirus. Los grupos de ayuda con sede en EE.UU. Están brindando fondos y otro tipo de apoyo a las comunidades más vulnerables a COVID-19 en todo el mundo. (CNS, Baz Ratner, Reuters/Kenya)

Una anciana recibe una caja de donaciones de alimentos entregadas por un grupo de ayuda a personas necesitadas en una sección pobre de Nairobi, Kenya, el 14 de abril de 2020, durante la pandemia de coronavirus. Los grupos de ayuda con sede en EE.UU. Están brindando fondos y otro tipo de apoyo a las comunidades más vulnerables a COVID-19 en todo el mundo. (CNS, Baz Ratner, Reuters/Kenya)

En Uganda, los esfuerzos iniciales para contener la enfermedad parecían exitosos a mediados de abril, cuando el país solo vio 55 casos de COVID-19 y no se registraron muertes. Desde entonces, sin embargo, nuevos casos de la enfermedad están en aumento.

Después de haber experimentado epidemias anteriores, incluido el ébola, los ugandeses cumplieron casi de inmediato con la suspensión de los vuelos internacionales y las restricciones al movimiento interno. Según los informes, algunos vendedores de alimentos durmieron en sus puestos de mercado durante catorce días para evitar exponerse a sí mismos y a otros a las infecciones. El gobierno de Uganda ha distribuido alimentos a 1,5 millones de familias vulnerables y ha detenido los desalojos de las comunidades en las tierras en disputa.

En contraste, el gobierno de Tanzania ha luchado con mensajes mixtos en su respuesta a la pandemia. El presidente, John Magufuli, alentó a los ciudadanos a continuar reuniéndose en lugares de culto para “librar al cuerpo de Cristo de este virus diabólico”. Sin embargo, el obispo Severine Niwemugizi de la Diócesis de Rulenge-Ngara decidió suspender todas las reuniones religiosas por un mes.

Los misioneros Maryknoll en la Casa de Oración del Lago en Mwanza, Tanzania, han pedido a los fieles que continúen sus oraciones en la seguridad de sus hogares. Mientras tanto, los misioneros que están allí ofrecen educación de salud pública, de manera sensible a la cultura local y han organizado la producción de más de mil mascarillas.

En Sudán del Sur, una de las naciones más frágiles del mundo, se han confirmado cinco casos de COVID-19 con las pruebas limitadas disponibles. La Organización Mundial de la Salud ha entregado suministros para los exámenes y equipos de protección para prepararse para el esperado aumento de la enfermedad.

El impacto de COVID-19 en África Oriental: El padre Bassano, el único sacerdote que ministra en un campamento de las Naciones Unidas para la Protección de los Civiles de Malakal, recibió un permiso especial para caminar en el campamento, sin dejar de respetar los protocolos de distanciamiento social. (Cortesía de Michael Bassano / Sudán del Sur)

El padre Bassano, el único sacerdote que ministra en un campamento de las Naciones Unidas para la Protección de los Civiles de Malakal, recibió un permiso especial para caminar en el campamento, sin dejar de respetar los protocolos de distanciamiento social. (Cortesía de Michael Bassano / Sudán del Sur)

Después de que el gobierno bloqueó parcialmente el movimiento social y el transporte, cerrando escuelas y carreteras, el Misionero Laico Maryknoll Gabe Hurrish no pudo regresar a Juba después de un retiro en Kuron Peace Village, en el sureste de Sudán del Sur. All Padre Maryknoll Mike Bassano en Malakal no se le permite ingresar a la sección del campamento para desplazados internos de la ONU donde él es el único sacerdote. Ambos continúan brindando asistencia pastoral y educativa como pueden. El padre Bassano transmite la misa dominical por radio.

Se espera que la pandemia sature fácilmente los servicios de salud disponibles en el continente africano. Aunque la población es joven, casi el 60% de las personas son menores de 25 años, generalmente es vulnerable. El 56% de las personas viven en centros urbanos abarrotados y hay altas tasas de VIH, tuberculosis y desnutrición.

La OMS estima que 10 millones de africanos podrían quedar infectados por COVID-19 en los próximos seis meses. La Comisión Económica de las Naciones Unidas para África está pidiendo una red de seguridad de $100 mil millones para proporcionar exámenes médicos y tratamiento.

A pesar de estas predicciones nefastas, la inseguridad alimentaria sigue siendo el problema más inmediato. 1.200 millones de personas residen en el continente africano y el 20% ya está desnutrido. Las sequías, las inundaciones, las langostas y la guerra han contribuido en gran medida a este problema. Los bloqueos para la protección de la salud pública que restringen el movimiento exacerban la inseguridad alimentaria al aumentar el precio de los alimentos y al mismo tiempo disminuir el acceso a los mercados.

A medida que estas naciones naveguen por la crisis de COVID-19, requerirán la asistencia de la comunidad internacional para también mitigar el agravamiento de las crisis de inseguridad alimentaria, hambre y pronto hambruna.

Este artículo fue publicado en la edición de mayo-junio de 2020 de NewsNotes de la Oficina de Asuntos Globales Maryknoll.

Foto destacada: Una trabajadora rocía desinfectante en un esfuerzo por ayudar a combatir la propagación de COVID-19 en Nairobi, Kenya, 2 de mayo de 2020. (CNS, Baz Ratner, Reuters/Kenya)