Por Junno Arocho Esteves, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Los cristianos no tienen que temer durante momentos de prueba y adversidad porque la gracia de Dios es más poderosa que el mal, dijo el papa Francisco.

Al igual que el sufrimiento de Jesús en el Jardín de Getsemaní, los cristianos a veces pueden sentirse solos y pensar «de que el Dios mismo los ha abandonado», dijo el papa el 21 de junio antes de rezar el Ángelus con los peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

«A veces sentimos esta aridez espiritual; no tenemos que tenerle miedo. El padre nos cuida porque nuestro valor es grande a sus ojos. Lo importante es la franqueza, es la valentía del testimonio de fe: ‘reconocer a Jesús ante los hombres’ y seguir adelante obrando el bien», dijo.

Dirigiéndose a los fieles, el papa también recordó la celebración del Día del Padre en muchos países del mundo y aseguró a todos los padres de su «cercanía y oración».

«¡Todos sabemos que ser papá no es un trabajo fácil!», dijo el papa. «Por esto recemos por ellos. Recuerdo de manera especial a nuestros padres que continúan protegiéndonos desde el cielo».

En su discurso principal, el papa reflexionó sobre la lectura del Evangelio dominical de san Mateo, en la que Jesús les dice a sus discípulos que «no tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma».

Entre las situaciones que los cristianos pueden enfrentar, dijo, estaba «la hostilidad de los que quieren silenciar la palabra de Dios, edulcorándola, aguándola o acallando a los que la anuncian».

Temor: La multitud observa cómo el Papa Francisco conduce el Ángelus desde la ventana de su estudio con vista a la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 21 de junio de 2020. (CNS/Medios del Vaticano)

La multitud observa cómo el Papa Francisco conduce el Ángelus desde la ventana de su estudio con vista a la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 21 de junio de 2020. (CNS/Medios del Vaticano)

La amenaza física de violencia y persecución contra los discípulos de Jesús, continuó el papa, es otra profecía de Jesús que «se ha cumplido en todas las épocas».

«Es una realidad dolorosa, pero atestigua la fidelidad de los testigos», dijo. «¡Cuántos cristianos son perseguidos aún hoy en día en todo el mundo! Sufren por el Evangelio con amor, son los mártires de nuestros días. Y podemos decir con seguridad que son más que los mártires de los primeros tiempos: muchos mártires, solo por ser cristianos».

Sin embargo, agregó el papa Francisco, aquellos que buscan extinguir el Evangelio con arrogancia y violencia «no pueden hacer nada contra el alma» y la unión de uno con Dios.

«El único temor que debe tener el discípulo es el de perder este don divino, la cercanía, la amistad con Dios, renunciando a vivir según el Evangelio y procurándose así la muerte moral, que es el efecto del pecado», dijo el papa.

Imagen destacada: El Papa Francisco da la bendición desde su ventana hacia la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 21 de junio de 2020. El papa dijo que los cristianos no tienen que temer durante los momentos de prueba y adversidad porque la gracia de Dios es poderosa. (CNS/Medios del Vaticano)