Cartas Septiembre/Octubre 2020

Mural de San Francisco de Asís en Scottsdale, Arizona, en la víspera de su fiesta el 4 de octubre. (CNS/Arizona)

Estimado Padre Raymundo

Dios bendiga a todos los Misioneros de Maryknoll que sirven en el extranjero, especialmente gracias infinitas a los misioneros que sirvieron en Perú y nos enseñaron el espíritu de la misión. Cuando uno conoce a un misionero Maryknoll no vuelve a ser la misma persona, su forma de evangelizar es muy inspiradora y nos invitan a imitarlos. Gracias por la gran labor que realizaron en Perú.

María Farfán | Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo

Bendiciones a todos los misioneros de Maryknoll desde la ciudad de Juárez, México, donde tuvimos el honor de contar con el acompañamiento de los misioneros Maryknoll hace algunos años. Siempre los tenemos en nuestros corazones y pedimos que Dios les bendiga a cada uno de ustedes.

Rosario Ortiz | Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo

De corazón le pido que rece por nuestra familia y amistades durante estos momentos difíciles de confinamiento. Estamos limitados a visitar a nuestra familia y amigos y nuestro único refugio es la oración. Esperamos que esta prueba difícil que estamos pasando sea pasajera y pronto podamos ver a las personas que más queremos. Esta pandemia está separándonos de lo que más queremos en la vida que es la libertad y el dar cariño y afecto a los que más queremos. Elevamos nuestras oraciones a Dios y le pedimos que cese el coronavirus y volvamos a ser las personas de siempre.

Luis Ávila | Paterson, Nueva Jersey

Estimado Padre Raymundo

Me alegra saber del Padre Maryknoll Roberto Hoffman y que se destaque su labor misionera incansable desarrollada en Juli, Puno. Aún recordamos con amor el trabajo que realizó en Cerro Colorado como párroco en favor de los jóvenes y niños del distrito. Muchas bendiciones para él y para todos los misioneros que marcan una diferencia en el mundo.

Alelí Encalada | Vía Facebook

Estimado Padre Raymundo

Un saludo especial para los misioneros Maryknoll que sirven en el mundo. Siempre me sorprende su humilde vocación de servir a los más vulnerables. Ellos son ángeles en la tierra que alivian el sufrimiento de muchas personas que atraviesan por situaciones difíciles. Le pido a Dios, que bendiga e ilumine su camino para que los misioneros Maryknoll lleven una luz de esperanza a muchos hogares que viven en las tinieblas.

Ana Salcedo | Los Ángeles, California

About the author

Nuestros Lectores

Ediciones Archivadas