“Bienvenido A Casa, Padre”
Tiempo de lectura: 6 minutos

En Muroran, ciudad porteña de Hokkaido, el Padre Frank Riha es considerado uno de los suyos.

El tren llega a la estación Higashi-Muroran en la isla de Hokkaido, al norte de Japón, justo antes de las 9:00 a.m. El Padre Maryknoll Frank Riha espera afuera para recoger a sus visitantes.

El misionero sirve en Muroran, una ciudad portuaria de 80.000 habitantes. A los 79, se ve fuerte, saludable y está feliz de estar aquí. Ha servido en Hokkaido por 43 años, y la primera docena de años los pasó en Muroran. Recientemente regresó a esta ciudad, donde recibió su primera asignación en la parroquia de Higashi Muroran.

“Fue mi primera parroquia como párroco”, dice el padre Riha. “Regresar después de 30 años fue algo emocionante para mí. Pero la recepción que recibí fue más allá de lo que imaginé”.

Nacido en Boston y ordenado en 1968, el padre Riha ha pasado todos sus años como misionero en Japón. Durante unos siete años sirvió en otras partes del país antes de llegar al norte a Hokkaido.

En su asignación anterior en la ciudad de Tomakomai, el padre Riha disfrutó interactuando con los niños en el jardín de infantes Holy Mother, donde se desempeñó como director. (Sean Sprague/Japón)

En su asignación anterior en la ciudad de Tomakomai, el padre Riha disfrutó interactuando con los niños en el jardín de infantes Holy Mother, donde se desempeñó como director. (Sean Sprague/Japón)

El padre Riha es un hombre ocupado. No solo es párroco de Higashi Muroran, sino también párroco de la parroquia de Noboribetsu. También es director del gran jardín de infancia adjunto a la iglesia católica de Noboribetsu.

Al explicar cómo se involucró en el trabajo del jardín de infancia, dice: “Cuando llegué por primera vez a Muroran hace tantos años, solía celebrar la Misa con las hermanas benedictinas en su convento cercano. Me involucré con el jardín de infancia que dirigían las hermanas. Iba una vez a la semana a enseñar inglés a los niños, o más bien a jugar con los niños en inglés. Cuando fui a [la ciudad vecina de] Tomakomai, ya tenía 10 años de experiencia trabajando con niños y también enseñando a los maestros, no solo inglés, sino hablándoles sobre cristianismo”.

Esto resultó útil cuando el obispo le pidió que fuera el director del jardín de infancia de la Santa Madre de Tomakomai, que tenía entre 40 y 60 niños en diferentes momentos. Al regresar a Muroran, es nombrado director del jardín de infancia del Sagrado Corazón de Noboribetsu, con una matrícula de 140 niños de 3 a 6 años y 20 profesores.

Hoy, el padre Riha lleva a sus visitantes desde la estación de tren hasta el cercano recinto de la iglesia católica Higashi Muroran. En algunas iglesias en Japón te quedas con los zapatos puestos, pero en esta te los quitas y usas las pantuflas provistas. Los suelos de madera muy pulidos combinan con el interior blanco exquisitamente limpio de la iglesia, que fue recientemente reconstruido.

Es el Día del Padre, antes de la llegada de COVID-19. En la cocina del salón comunitario justo detrás de la iglesia, las mujeres están ocupadas preparando una comida de fiesta.

En un altar sin adornos en la parroquia de Higashi (Este) Muroran, el padre Riha celebra la liturgia dominical con una “vitalidad diferente” a la de África y América Latina (Peter Saunders/Japón)

En un altar sin adornos en la parroquia de Higashi (Este) Muroran, el padre Riha celebra la liturgia dominical con una “vitalidad diferente” a la de África y América Latina. (Peter Saunders/Japón)

La Misa comienza a las 9:30 y la iglesia está casi llena. La mayor parte de la congregación son ancianos, muchas de los cuales llevan velos de encaje. El misionero comienza la liturgia con un monaguillo y dos lectores en el altar sin adornos, iluminado por velas, con un hermoso crucifijo de madera tallada, atrás en lo alto.

El padre Riha describe la Misa japonesa típica como diferente a las liturgias en África o América Latina con sus tambores o guitarras. “Es una viveza diferente aquí”, dice. “Cantar salmos y cantar al estilo gregoriano es lo popular”. Acompañado de un órgano, el canto es en todo momento solemne. Decantadores de sake sostienen el agua y el vino para ser consagrados, y el rito de la paz consiste, al estilo típico japonés, en inclinarse unos a otros, aunque algunos miembros de la congregación se dan la mano después de inclinarse. En el momento de la Comunión, el padre Riha distribuye la hostia sagrada en el pasillo central mientras dos ministros eucarísticos se paran en los pasillos laterales ofreciendo el cáliz con la preciosa sangre.

El feligrés Ken-ichi Matsuoka, de 79 años, quien fue bautizado en una versión anterior de la misma iglesia hace 51 años, proporciona un poco de contexto sobre la comunidad católica local. Hay alrededor de 300 católicos en la parroquia, dice, aunque menos de 200 asisten activamente a la iglesia. “El envejecimiento de la población de Japón y la tasa de crecimiento [negativa] están pasando factura”, dice. “Las diferentes épocas tienen diferentes formas de pensar. Los jóvenes están en un aprieto hoy. Su trabajo es difícil y tenemos una constante escasez de jóvenes. Debemos reflexionar sobre: ¿Qué buscan los jóvenes en su vida? ¿Qué les motiva, qué les hace mirar al futuro con esperanza? ¿No es la esperanza y el amor que podemos encontrar en Jesús? ¿Cómo hacemos llegar esto a las generaciones más jóvenes?”

Padre Riha: En una liturgia dominical típica en Higashi, la mayoría de la congregación son ancianos y las mujeres usan velos de encaje mientras adoran solemnemente en estilo japonés. (Peter Saunders/Japón)

En una liturgia dominical típica en Higashi, la mayoría de la congregación son ancianos y las mujeres usan velos de encaje mientras adoran solemnemente en estilo japonés. (Peter Saunders/Japón)

El padre Riha agrega que los cambios más importantes del Vaticano II tuvieron lugar en la época en que él llegó a Japón en 1968, y los misioneros Maryknoll ayudaron a hacer la transición proporcionando grupos de estudio. Como en todo el mundo, el alejamiento de la Misa en latín significó mayores variaciones entre las congregaciones dentro de Japón. Mientras que en Muroran, la Misa es tradicionalmente japonesa y solemne, en iglesias en otras regiones del país con grandes poblaciones de trabajadores migrantes—provenientes de países como Perú, Brasil, Kenya y Filipinas—es probable que la Misa incluya música y grandes abrazos.

La Misa termina con una bendición para todos los hombres que son padres. Entonces es el momento del banquete de barbacoa de Mongolia en la sala comunitaria. Toda la congregación, sentada en media docena de mesas, disfruta de la carne a la brasa, el arroz envuelto en algas, las verduras y el té verde. El padre Riha se levanta y dialoga con los miembros de su comunidad después. En este Día del Padre, está claro que es una figura paterna para su comunidad, que muestra un gran amor y respeto por él. Dice que no tiene intención de retirarse pronto y espera quedarse aquí el mayor tiempo posible.

Al recordar los cálidos saludos que recibió aquí después de 30 años de ausencia, expresa gran alegría por la forma en que los feligreses lo tratan como a uno de los suyos. “Varios me dijeron: ‘¡Bienvenido a casa, padre!’ ”dice el padre Riha “No creo que se pueda decir nada mejor sobre la gente y la ciudad llamada Muroran”.

Image destacada: En una barbacoa después de Misa, un sonriente padre Riha se reune con miembros de su parroquia de Higashi (Este) Muroran. (Peter Saunders/Japón)

About the author

Sean Sprague

Sean Sprague es un fotógrafo y escritor independiente que vive en Gales, Reino Unido. Es colaborador frecuente de las revistas MARYKNOLL y MISIONEROS. Sean viaja por todo el mundo trabajando para un amplio espectro de organizaciones de desarrollo, para la ONU y sociedades religiosas.

Ediciones Archivadas