Albergue ayuda a migrantes expulsados a la selva guatemalteca
Tiempo de lectura: 4 minutos

Por David Agren, Catholic News Service

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) — Un refugio católico en la frontera entre México y Guatemala ha estado ayudando a migrantes expulsados de Estados Unidos hacia el sur de México, mientras son transportados por bus a Guatemala y hacía a un pueblo de la selva.

Juan Pablo Saquí, portavoz del refugio para migrantes de Belén en la ciudad fronteriza guatemalteca de El Ceibo, dijo que hasta nueve autobuses llegan diariamente al cruce fronterizo México-Guatemala. Los autobuses transportan a migrantes que fueron trasladados en avión desde Texas a Villahermosa, México, y luego a 160 millas hasta El Ceibo, en una parte remota de la región selvática de Petén.

«Las autoridades migratorias mexicanas les dicen: ‘En Guatemala … hay otro bus que los lleva directamente a sus países o lugar de origen'», dijo Saquí. «Pero cuando vienen aquí, no hay nada».

Saquí dice que las personas en el refugio, que puede albergar a 70 personas a la vez, provienen de países centroamericanos. Los migrantes que tienen dinero compran transporte a la ciudad de Guatemala, a unas 390 millas al suroeste, mientras que otros sin fondos pasan en el refugio hasta que pueden pagar su pasaje.

El gobierno estadounidense ha comenzado a enviar migrantes y solicitantes de asilo, expulsados bajo las órdenes de salud pública del Título 42, impuestas durante la pandemia, al sur de México, donde funcionarios mexicanos los llevan a la frontera con Guatemala Las organizaciones católicas y de la sociedad civil que trabajan con migrantes han documentado que los centroamericanos son trasladados en avión desde Texas a las ciudades de Villahermosa o Tapachula y llevados de inmediato a la frontera.

El padre jesuita José Luis González dijo que se encontró por primera vez con el caso de un centroamericano enviado al sur de México y luego a Guatemala, el 11 de julio.

Dijo que el gobierno de EE.UU. antes mandaba a los migrantes centroamericanos, bajo un acuerdo de tercer país seguro, a la ciudad de Guatemala, «donde hay alguna infraestructura» para recibirlos.

«Ahora es mucho peor porque los llevan a la selva, a un pueblo que se llama El Ceibo, que tiene cuatro casas», dijo.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

Los solicitantes de asilo deportados de los EE. UU. En virtud del Título 42 se bajan de un autobús en un centro de migración en Tapachula, México, el 9 de agosto de 2021. Un refugio católico en la frontera entre México y Guatemala ha estado ayudando a los autobuses llenos de migrantes que están siendo expulsados del Estados Unidos al sur de México, luego transportado a la selva guatemalteca. (Foto del CNS / José Torres, Reuters)

La llegada de vuelos desde McAllen, Texas, a Tapachula, a partir del 9 de agosto, llamó la atención de los grupos de la sociedad civil y provocó un clamor, dijo el padre González, coordinador de la Red Jesuita de Migrantes, Centroamérica y Norteamérica.

Una red mexicana de monitoreo de derechos humanos, que incluye varios refugios para migrantes administrados por católicos, dijo el 11 de agosto que el proceso viola el derecho a solicitar asilo y pone en peligro la vida de las personas que necesitan protección internacional.

El comunicado señaló que un vuelo nacional llegó el 10 de agosto a Tapachula «con personas detenidas en centros migratorios del centro y norte de México. De los testimonios recogidos, a estas personas detenidas en el país se les negó explícitamente, incluso con insultos, la posibilidad de solicitar asilo en México» por inmigración mexicana.

Familias y niños se encontraban entre los migrantes que iban en autobús a la frontera con Guatemala, agregó el comunicado.

Alejandro Mayorkas, secretario de Estados Unidos del Departamento de Seguridad Nacional, confirmó la política el 12 de agosto, diciendo «nuestros vuelos de expulsión ahora se están moviendo cada vez más hacia el interior de México, por lo que regresar … no es tan fácil. Lo estamos haciendo en colaboración con México».

Los funcionarios mexicanos no han comentado sobre los vuelos. Los migrantes mexicanos, no los centroamericanos, han sido devueltos previamente a ciudades mexicanas lejos de la frontera de EE. UU.

El movimiento de migrantes se lleva a cabo mientras autoridades en EE. UU. detienen a un número récord de migrantes a lo largo de la frontera suroeste. Más de 212,600 migrantes, el total mensual más alto en 21 años, fueron detenidos en julio, según la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

El gobierno ha recurrido a México en los últimos años para frenar el flujo de migrantes que viajan por el país hacia la frontera de EE. UU.

Imagen destacada: Solicitantes de asilo deportados de los EE. UU. debido a una orden de salud se bajan de un avión para abordar un autobús en una instalación de migración en Tapachula, México, el 9 de agosto de 2021. (Foto del CNS/José Torres, Reuters)

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Ediciones Archivadas