Para migrantes, ‘Permanezcan en México’ significa permanecer en peligro
Tiempo de lectura: 6 minutos

Las decisiones de la corte de retener los Protocolos de Protección al Migrante (MPP en inglés) que mantienen a las personas buscando asilo en México les niega la esperanza de un refugio seguro.

El pequeño Carlos, de 5 años, todavía despierta de sus sueños para hacerle a su madre esta inquietante pregunta: “Mami, ¿por qué me arrastraste por las vías del tren?” Al huir de la violencia en su país de origen, El Salvador, Marta y su hijo soportaron muchos peligros para buscar asilo en Estados Unidos. Pero llegar a la frontera no puso fin a su viaje.

Más de dos años después, Marta y Carlos (no son sus verdaderos nombres) se encuentran varados en Ciudad Juárez, México, debido a los Protocolos de Protección al Migrante (MPP por sus siglas en inglés). Comúnmente conocida como “Permanezcan en México”, la política obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras siguen sus casos.

Aunque el MPP había sido suspendida poco después de que el presidente Biden asumiera el cargo, un juez federal de distrito en Texas dictaminó el 13 de agosto que la administración de Biden debía restablecer el MPP. Después de que el Quinto Circuito rechazara la apelación de emergencia de Biden para suspender la orden, el 24 de agosto la Corte Suprema también se negó a emitir una suspensión.

“Estamos devastados”, escribió la misionera laica de Maryknoll Heidi Cerneka, quien trabaja como abogada de inmigración en El Paso, Texas. “Esta práctica horrible impide que las personas ejerzan un acceso legítimo al asilo”, explicó en una entrevista telefónica. «Y los mantiene en condiciones extremadamente inseguras y precarias».

La reinstalación del MPP significa que otras familias de refugiados terminarán en la misma situación que Marta y Carlos.

Las personas que participaron, a través de Maryknoll, en un programa de inmersión del Proyecto Encuentro, que promueve la comprensión de los problemas fronterizos, escucharon la historia de Marta durante una visita a Ciudad Juárez recientemente. En El Salvador, el esposo de Marta, un oficial de policía se había enfrentado a una pandilla local. En represalia, los pandilleros amenazaron con matar a su esposa y a su hijo Carlos de 3 años en una semana.

“Mi madre, mi esposo y yo decidimos juntos que lo mejor para mi hijo y para mí era salir del país”, dijo Marta. Reunieron el pago para un coyote y el 1 de junio de 2019, pocos días después del enfrentamiento, la madre y el niño abandonaron El Salvador.

Ellos viajaron principalmente en autobús en un grupo de unas 25 personas. Desde la Ciudad de México hasta la frontera con Estados Unidos, soldados mexicanos detuvieron a los vehículos en busca de migrantes que se dirigían al norte, dijo Marta. El grupo viajó de noche. Para evitar los puestos de control, los migrantes se bajaban del autobús y se dividían en grupos más pequeños, caminando a cierta distancia de la carretera. Una vez pasados los controles, se reencontraban con el autobús para continuar su viaje.

MPP programa-El juguete de un niño yace abandonado al pie del muro fronterizo en la frontera entre Estados Unidos y México en El Paso, Texas-Ciudad Juárez, Chihuahua. A menudo, los niños migrantes deben dejar atrás el juguete con el que viajaron cuando intentan cruzar la frontera. (Tammi Murray/México)

El juguete de un niño yace abandonado al pie del muro fronterizo en la frontera entre Estados Unidos y México en El Paso, Texas-Ciudad Juárez, Chihuahua. A menudo, los niños migrantes deben dejar atrás el juguete con el que viajaron cuando intentan cruzar la frontera. (Tammi Murray/México)

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)
El muro fronterizo que separa a Estados Unidos de México. Los migrantes deben pisar suelo estadounidense para poder solicitar asilo. El programa MPP ha hecho que sea significativamente más difícil ganar un caso de asilo y, al mismo tiempo, ha llevado a los refugiados a situaciones peligrosas en la frontera mexicana. (Deirdre Cornell/México)

“Fue un viaje duro. A veces pasábamos hambre, y por la noche teníamos frío”, recordó Marta, quien agregó que durante el día sentían el calor del desierto. Cuando caminaban, seguían las vías del tren. “Nos dijeron que corriéramos muy rápido”, dijo Marta, pero cargar a Carlos la demoraba. Con miedo de separarse del grupo, ella le pedía que corra, pero él no podía seguir el ritmo. “Tuve que arrastrarlo”, recuerda Marta entre lágrimas.

El 25 de junio, Marta y Carlos llegaron a la frontera hambrientos y exhaustos. “Nos entregamos”, dijo. Marta pidió asilo y los agentes de la Patrulla Fronteriza la llevaron a ella y a Carlos a un centro de detención. Pero el 27 de junio, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas los llevó y dejó en las calles de Ciudad Juárez en México. Marta y Carlos quedaron en el limbo como resultado de “Permanezcan en México”.

“Lamentablemente, su historia es una de los muchos miles de personas en situaciones similares”, dijo el Padre Jesuita Rafael García, director del Proyecto Encuentro.

Marta y Carlos se encuentran entre los 70.000 migrantes que regresaron a México entre enero de 2019 y diciembre de 2020. Las autoridades mexicanas y agencias de servicios sociales se apresuraron a crear refugios y servicios, pero surgieron campamentos improvisados a lo largo de la frontera, a menudo sin agua ni electricidad. Peor aún, los solicitantes de asilo y las familias fueron atacados por las redes delictivas. Una declaración de Las Americas Immigrant Advocacy Center habla de brindar servicios a los migrantes durante ese tiempo: “No podemos evitar sentirnos inundados por los recuerdos de las personas a las que ayudamos a salir del MPP. … Recordamos a innumerables padres que fueron violados, secuestrados y agredidos frente a sus hijos”.

Marta y Carlos se hospedaron en la Casa del Migrante, un albergue administrado por la Diócesis de Ciudad Juárez. Aunque estaban agradecidos de estar a salvo, la experiencia de estar sin hogar fue humillante. “Alguien en Juárez nos dijo que éramos ‘perros muertos de hambre’”, recuerda Marta con amargura.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)
María Sajquim de Torres de Jesuit Refugee Services cita abusos a los derechos humanos durante una presentación para los participantes de Maryknoll en el programa de inmersión del Proyecto Encuentro. (TracyMcNulty/EE.UU.)

María Sajquim de Torres de Jesuit Refugee Services brinda apoyo psicológico y de salud mental básico para migrantes en albergues en El Paso y Ciudad Juárez. Ella dijo haber visto «ejemplo tras ejemplo de migrantes que sufren sufren a causa de políticas de migración inhumanas … Además de extorsión, secuestro y violencia, incluida la agresión sexual». El trauma en la frontera, explicó, agrava el sufrimiento que provocó que los refugiados huyeran de sus países de origen en primer lugar.

Sajquim de Torres dijo que a menudo escucha de los migrantes: “Quiero que alguien me escuche. Y quiero que alguien me crea”. Según la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, “el MPP hizo mucho más difícil que los solicitantes de asilo recibieran una revisión justa y significativa de sus solicitudes”.

En agosto, Marta fue a una cita en la corte en Texas, pero la devolvieron a Ciudad Juárez y tuvo que regresar al refugio. “Mi hijo lloró. Extrañaba a su abuela. Seguía preguntando por qué estábamos aquí”, dijo. A ella le preocupaba que no se les permitiera quedarse mucho más tiempo en el refugio. Su próxima cita en la corte estaba programada para varios meses en el futuro. Afortunadamente, un voluntario del albergue que vivía en Juárez invitó a Marta y Carlos a vivir en su casa. Desde entonces, el caso de asilo de Marta fue denegado. Actualmente está tramitando una apelación.

La Administración de Biden también está persiguiendo su apelación para la suspensión de la orden del MPP. La cuestión es si la administración había terminado la política de manera inapropiada; los próximos pasos tendrán lugar en la corte. Mientras tanto, la mayoría de refugiados que lleguen a la frontera de Estados Unidos en busca de asilo serán devueltos a México bajo el MPP. A diferencia de Marta y Carlos, no muchos tendrán la suerte de encontrar familias anfitrionas.

“Ciudad Juárez nuevamente se prepara para tratar de ofrecer algún tipo de apoyo humanitario a los migrantes desesperados”, dijo Cerneka.

Marta hace su parte, ayudando a los voluntarios de la iglesia a preparar paquetes de alimentos e higiene para distribuir en los refugios. “Estoy ayudando a los demás, como otros me ayudaron a mí”, explicó.

Imagen destacada: Marta y Carlos (no son sus nombres reales), que quedaron varados en Ciudad Juárez debido a los Protocolos de Protección al Migrante (MPP en inglés), rezan en la casa de una familia que los recibió. Desde enero de 2019 hasta diciembre de 2020, MPP, también conocido como «Permanezcan en México», envió a 70.000 migrantes a México mientras sus casos de asilo se procesaban en Estados Unidos. (Tracy McNulty/México)

About the author

Deirdre Cornell

Deirdre Cornell sirvió como misionera laica Maryknoll en México. Es autora de tres libros Orbis Books, entre ellos Jesus Was a Migrant y American Madonna: Crossing Borders with the Virgin Mary, y actualmente trabaja con el equipo de la revista Maryknoll.

Ediciones Archivadas