A pesar de las vacunas, vencer al COVID-19 ha demostrado ser más difícil de lo esperado

Tiempo de lectura: 8 minutos

Por Mark Pattison, Servicio Católico de Noticias

WASHINGTON (CNS) — El año está terminando casi de la misma manera que comenzó, con Estados Unidos preguntándose si habrá un aumento en los casos de COVID-19 cuando el calendario cambie de números.

Hace un año, la necesidad de reunirse con familiares y amigos en Navidad fue de la mano con un gran aumento en las infecciones por coronavirus. Esta vez, es probable que las familias se reunieron una vez más, pero ahora a la sombra de la variante omicron recientemente descubierta. Los primeros indicios dicen que la variante parece causar síntomas leves, pero es más transmisible, aunque todavía no se sabe lo suficiente sobre cuánto daño puede causar.

Las vacunas, que se aprobaron con carácter de emergencia en la última parte de 2020, estuvieron ampliamente disponibles en 2021, primero para los grupos demográficos más vulnerables y luego para la población en general. Para la primavera, se aprobó el uso de las vacunas en estudiantes de secundaria y preparatoria, y para el otoño fueron aprobadas para su uso en niños de hasta 5 años.

Sin embargo, eso no significa que todos se pusieron en fila con las mangas arremangadas para recibir una inyección. A pesar de una famosa foto del Papa Francisco recibiendo su vacuna, millones de estadounidenses se han negado a vacunarse.

Algunos han citado a razones religiosas en relación a cómo se desarrollaron las vacunas.

En los EE.UU., las tres vacunas que actualmente se administran son ls Pfizer y Moderna, de dos inyecciones, y Johnson & Johnson, vacuna de una sola inyección.

Las vacunas Pfizer y Moderna no utilizaron líneas celulares derivadas del aborto para desarrollar o producir sus vacunas, pero lo hicieron en pruebas de laboratorio. Johnson & Johnson utilizó líneas celulares derivadas del aborto para probar y producir su vacuna de una sola inyección.

La Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe emitió una declaración en diciembre pasado, diciendo: “Todas las vacunas reconocidas como clínicamente seguras y efectivas pueden usarse en buena conciencia con el conocimiento seguro de que el uso de tales vacunas no constituye una cooperación formal con el aborto de la que se derivan las células utilizadas en la producción de las vacunas”.

La congregación doctrinal agregó: “Cabe destacar, sin embargo, que el uso moralmente lícito de este tipo de vacunas, en las condiciones particulares que lo hacen así, no constituye en sí una legitimación, ni siquiera indirecta, de la práctica del aborto, y asume necesariamente la oposición a esta práctica por parte de quienes hacen uso de estas vacunas”.

A pesar de las vacunas, vencer al COVID-19 es más difícil de lo esperado: El presidente Joe Biden pronuncia comentarios sobre la vacuna contra la enfermedad del coronavirus durante un discurso de la Casa Blanca en Washington el 3 de noviembre de 2021. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales informaron el 20 de diciembre que la variante omicron es ahora la versión dominante del coronavirus en los Estados Unidos. (Foto del CNS / Evelyn Hockstein, Reuters)

El presidente Joe Biden pronuncia comentarios sobre la vacuna contra la enfermedad del coronavirus durante un discurso de la Casa Blanca en Washington el 3 de noviembre de 2021. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales informaron el 20 de diciembre que la variante omicron es ahora la versión dominante del coronavirus en los Estados Unidos. (Foto del CNS / Evelyn Hockstein, Reuters)

La política puede ser otra razón por la que algunos estadounidenses no se vacunan. Un informe del 28 de septiembre de Kaiser Family Foundation dijo que el 90% de demócratas habían sido vacunados, en comparación con el 68% de independientes y solo el 58% de republicanos.

También hay otros que no se oponen a la vacuna en sí, pero se oponen a que se les obligue a obtenerla, como en los mandatos que la administración Biden ha impuesto a los trabajadores de la salud de la nación y a las empresas con 100 o más empleados.

Los mandatos de Biden entrarían en vigor el 3 de diciembre para los trabajadores de la salud y el 4 de enero para las empresas, pero a principios de diciembre varios tribunales federales los suspendieron por ahora.

Varios gobiernos municipales y estatales han instituido sus propios mandatos de vacunas para los trabajadores de la salud, la policía, los bomberos y todos los demás primeros socorristas.

Las vacaciones no fueron la única causa de aumento en los casos de COVID en 2021. A medida que el clima más cálido se extendía por la mayor parte del país, la gente parecía estar más optimista de que COVID había sido derrotado con éxito. Pero a fines de julio, la variante delta se había convertido en la cepa predominante de coronavirus en los Estados Unidos, y las tasas de muerte excedieron la marca de 2.000 por día, igual a lo que había sido a principios del 2021, a pesar de la disponibilidad generalizada de vacunas.

Cuando el calendario de 2021 llegó a diciembre, se habían diagnosticado más de 48 millones de casos de COVID en los Estados Unidos, es decir, uno por cada siete personas en la nación, con 780.000 muertes, con una cifra diaria de muertes un poco menor a 1.000, a pesar de los niveles de vacunación. En todo el mundo, se han confirmado 262 millones de casos y más de 5,2 millones de muertes.

Se han administrado un total de 8.02 billones de dosis de vacunas en todo el mundo, solo un poco mejor que una para cada persona. En Estados Unidos, se han administrado 468,23 millones de dosis, cerca de una dosis y media por persona.

Con el surgimiento de la variante omicron, que se encuentra en al menos 10 estados de EE.UU. hasta la fecha, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades reiteraron su recomendación de que los estadounidenses reciban su vacuna de refuerzo sin importar qué vacuna COVID hayan recibido.

Si bien las vacunas solo se han aprobado recientemente para niños de 5 a 11 años, los niños menores de 5 años todavía no pueden vacunarse contra el COVID.

La disparidad mundial de vacunas ha dado lugar a quejas del Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización, reunido del 4 al 7 de octubre, sobre la desigualdad de vacunas entre las naciones más ricas del mundo y las más pobres, y señaló que los países de altos ingresos tenían 35 veces más dosis disponibles para ellos que los países de bajos ingresos.

A pesar de las vacunas, vencer al COVID-19 es más difícil de lo esperado: Las personas en la ciudad de Nueva York hacen fila para hacerse la prueba de COVID-19 el 20 de diciembre de 2021. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales informaron ese mismo día que la variante omicron es ahora la versión dominante del coronavirus en los Estados Unidos. (Foto de CNS / Andrew Kelly, Reuters)

Personas en la ciudad de Nueva York hacen fila para hacerse la prueba de COVID-19 el 20 de diciembre de 2021. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales informaron ese mismo día que la variante omicron es ahora la versión dominante del coronavirus en los Estados Unidos. (Foto de CNS / Andrew Kelly, Reuters)

El grupo asesor advirtió que el desequilibrio podría volver a perseguir a las naciones más ricas, apuntando a la variante delta, que fue reconocida por primera vez en India y que ha resurgido en Europa y Estados Unidos. Y ahora viene omicron, descubierta por primera vez en Sudáfrica.

Y a medida que la gente continúa preguntándose cómo lucirá la “nueva normalidad”, los recuerdos de la vieja normalidad se desvanecen rápidamente.

Dos fabricantes de medicamentos han presentado píldoras que combaten COVID para su aprobación federal. Algunos han expresado malestar por haber sido inyectados con una aguja. Las píldoras también prometen un transporte más fácil y una vida útil más prolongada que las vacunas líquidas, algunas de las cuales deben almacenarse a temperaturas muy bajas y corren el riesgo de ser desechadas si no se usan antes de su fecha de vencimiento.

Que a pesar de la amplia disponibilidad de las vacunas el número de muertes en Estados Unidos haya continuado siendo obstinadamente alto, ha llevado a muchos, incluido el presidente Joe Biden, a llamar al COVID-19 “una pandemia de los no vacunados”.

Muchos estadounidenses de alto perfil que se hicieron un nombre al rechazar y refutar las vacunas y, a veces, incluso el uso de mascarilas, finalmente murieron de COVID. La última víctima fue Marcus Lamb, un televangelista y predicador del “evangelio de la prosperidad”, y presidente fundador de Daystar Network, una colección de casi 100 estaciones de televisión en su mayoría de baja potencia a lo largo del país. Él usó sus ondas de radio para promocionar teorías de conspiración sobre del virus y la vacuna.

El Pew Research Center no preguntó sobre COVID-19 específicamente, pero COVID fue el ímpetu detrás de una encuesta sobre la naturaleza y la causa del sufrimiento, según Greg Smith, investigador asociado senior de Pew.

Una encuesta de Pew publicada a fines de noviembre dijo que los estadounidenses culpan en gran medida al azar, junto con las propias acciones de las personas y la forma en que está estructurada la sociedad, por el sufrimiento humano, mientras que relativamente pocos creyentes culpan a Dios o expresan dudas sobre la existencia de Dios por esta razón.

Cuando se les preguntó si pensaban que el sufrimiento era un castigo de Dios, solo el 3% de los católicos pensaba que “todo o la mayor parte” del sufrimiento podía atribuirse al Todopoderoso. Entre los católicos blancos, menos del 1% pensaba que sí; ningún grupo o subgrupo demográfico o religioso tuvo un porcentaje tan pequeño. Mientras tanto, el 16% de los católicos dijo que “algo” de sufrimiento era el castigo de Dios, mientras que el 23% dijo que “sólo un poco” y una mayoría del 55% dijo que “nada” de eso era Dios enviando su ira sobre su creación.

En esta encuesta, el margen de error para los católicos fue de más o menos 4,3 puntos porcentuales; para los católicos blancos, el margen de error fue de 4,8 puntos porcentuales.

Smith señaló que debido a la pandemia, el personal de Pew todavía trabaja en gran parte desde casa, con pocas reuniones en persona en grupos pequeños. Agregó que esperan volver a sus escritorios en enero, aunque la variante omicron podría cambiar la ecuación.

El éxodo inverso del regreso a la oficina solo se ha materializado marginalmente, ya que los centros de las ciudades aún carecen del bullicio de la actividad que era su sello distintivo hace dos años.

Y, mientras muchos continúan preguntándose cómo lucirá una “nueva normalidad”, los recuerdos de la vieja normalidad se están desvaneciendo rápidamente.

Imagen destacada: La gente en Washington espera en una larga fila para tomar una prueba gratuita de COVID-19 el 20 de diciembre de 2021. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) federales informaron ese mismo día que la variante omicron es ahora la versión dominante del coronavirus en los Estados Unidos. (Foto de CNS / Evelyn Hockstein, Reuters)

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Contactar al Editor

Póngase en contacto con el editor - Widget

Ediciones Archivadas