(Clic para ampliar la imagen)

Madre de la Misericordia

por Joseph R. Veneroso, M.M.

Oh ven, tú que tiemblas
con incertidumbres, dudas o miedos.
Ven a ella cuyo inquebrantable ‘Sí’
al sobrecogedor mensaje de Gabriel la llevó a concebir
a nuestro más misericordioso Salvador
y dar a luz a la esperanza.

Ven, tú que estás paralizado
por tu pasado, o abrumado
por tu vergüenza o culpas presentes.
Sé sanado por su mirada misericordiosa
que presenció el sufrimiento
de su Hijo y que ahora gentilmente
te incluye en su sacrificio
porque lo mereces.

Vengan, todos los que trabajan y sienten el peso
de una vida agobiante.
Dejen que ella seque sus lágrimas y aprendan de ella a
poner sus confianzas en Él quien dio su vida por ustedes.
Vengan a María, Madre de la Misericordia,
y dejen que ella les muestre el camino.

maryknoll-icon-grey