(Clic para ampliar la imagen)

Más allá de la misericordia

Por Joseph R. Veneroso, M.M.


Me pides que me arrepienta, Señor,
incluso cuando no estoy convencido
de que hice algo mal,
pero para estar bien contigo
me rindo y cedo
y admito mi culpa y mi pecado.

Me irrigas con misericordia
y con perdón,
mucho más de lo que me merezco,
refrescando mi espíritu,
renovando mi corazón y
restaurando mi alegría.

Y aún así te niegas a dejarme
solo en mi nueva paz
sino que me pides una vez más
que deje mi zona de confort
y busque a los que me ofendieron
o a quienes yo he ofendido
para estar reconciliado.

Me pides que muera
en mí mismo y clave mi ego
en una cruz de humildad.
No para probar mi amor por ti
sino para apreciar tu amor
por mí, tú para quien
el perdón, el amor y la misericordia
son sólo los primeros pasos
en el camino a seguirte.

maryknoll-icon-grey