Estimado Padre Raymundo

Lindo el servicio que los misioneros Maryknoll realizan en muchos países del mundo, especialmente los que sirvieron en Chile durante mis años de estudio. Ellos dejaron huellas imborrables y bellos recuerdos. Yo estudié en el Liceo la Asunción en Talcahuano, Chile; cómo no voy a recordar la gran enseñanza misionera de todos los sacerdotes y hermanos que sacrificaron su vida por nosotros. Muy linda su labor misionera y amor compasivo a los pobres. ¡Dios les bendiga en abundancia!

Miranda Cecilia Arredondo | Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo

Gracias por compartir historias sobre los ministerios de los padres y hermanos en todo el mundo. Como católicos comprometidos, estamos llamados a construir la paz, desde las cosas más pequeñas que hacemos por nuestro prójimo ya estamos contribuyendo a esa bella causa. Le pido que ore por el bienestar de mi familia y también por la paz en nuestro mundo.

María Farfán | Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo

Gracias a los misioneros Maryknoll por su entrega a Dios y al prójimo. Guardo hermosos recuerdos de los padres Thomas O’Rourke, Thomas Lavelle, Francis Collins, George Hogan y Charles Murray quienes sirvieron en mi comunidad en Yucatán, México. Aparte de ellos, hubieron muchos otros sacerdotes que sirvieron antes que ellos pero no los conocí.

Ante tanto amor por los pobres y entrega, sólo les puedo decir GRACIAS, muchas gracias. Ellos estuvieron 40 años con nosotros y todos guardamos muy bellos recuerdos de su misión y un infinito agradecimiento.

Rina María Pino | Vía Facebook

 

Estimado Padre Raymundo

Cada vez que leo los artículos de los Padres y Hermanos Maryknoll en la revista MISIONEROS, me emociona saber que en el mundo hay aún gente buena. Les agradezco la gran labor misionera que realizan por los demás. No se imaginan la diferencia que hacen en miles de niños en los países pobres. Pero el impacto no sólo es en los niños que ayudan sino también en nosotros los lectores que nos solidarizamos con los menos afortunados. Realmente le pido a Dios que les siga bendiciendo para que su labor llegue a los más necesitados.

Maribel López | Los Ángeles, California

 

Estimado Padre Raymundo

Con respecto a la beatificación del Padre Stanley Rother, el sacerdote de Oklahoma que fue martirizado en Santiago Atitlán en Guatemala, visité esa comunidad varias veces en los años 80 y 90. Varios sacerdotes de Oklahoma, así como en otros lugares, fueron a Guatemala después de la muerte del padre Rother para continuar con su trabajo.

Peter Hatch| Sierra City, California| Via MARYKNOLL magazine

Foto principal: Niños y niñas de Tanzania posan para la foto. (Sean Sprague/Tanzania)