EDUCAR A LOS JÓVENES DE UNA TRIBU AFRICANA TRADICIONAL PRESENTA DESAFÍOS PARA SACERDOTE MARYKNOLL

Yuyu, una joven alta, vestida con el vestido tradicional de la tribu Watatulu de Tanzania, quien carga un bebé en sus brazos, tuvo sueños.

Hace unos años, Yuyu vivía y estudiaba en una escuela para niñas, donde tenía agua potable, una cama cómoda, comida decente y estaba aprendiendo inglés, un idioma requerido en Tanzania para aquellos que planean terminar la escuela secundaria y tal vez asistir a la universidad. Era una buena estudiante.

De pronto, de la noche a la mañana, sus sueños se hicieron añicos.

Una joven watatulu carga a su hijo. Muchas veces jóvenes watatulu, parte de una tribu tradicional en Tanzania, son forzadas a casarse y dejar los estudios. (Sean Sprague/Tanzania)

“La sacaron de la escuela y la llevaron a un matrimonio forzado”, dice el Padre Maryknoll Edward Schoellmann, quien explica que la dote de Yuyu significaba riqueza en forma de vacas pagadas a su padre por la familia de su esposo. “Su padre la sacó de la escuela, recibió su dote, la envió con su esposo y eso fue todo”.

Al padre Schoellmann le correspondió consolar a la joven, que luchó emocionalmente después de su matrimonio.

“Ella iba a la escuela y, de repente, alguien la saca, la meten en una casa de barro, tiene que recorrer cinco millas para buscar agua, buscar leña y cuidar niños. Fue un shock total en su vida”, dice el padre Schoellmann, párroco de la iglesia en Bukundi en la diócesis de Shinyanga.

Él no pudo hacer nada para deshacer lo que había sucedido, pero fue capaz de apoyar emocionalmente a Yuyu mientras se adaptaba a la vida con un esposo y dos niños pequeños.

Sin embargo, el padre Schoellmann no ha renunciado a ayudar a las mujeres jóvenes watatulu, como Yuyu, y a otros jóvenes a lograr sus sueños de aprendizaje.

En el gran recinto que ha construido en Bukundi, el centro de una “parroquia futura” que también tiene cinco estaciones remotas o capillas en una gran extensión de matorrales, él apoya varios programas de educación, desde un programa preescolar y de alimentación para los más pequeños hasta proporcionar alojamiento y escolaridad a estudiantes adolescentes.

Miembros de la tribu Watatulu, un grupo de pastores seminómadas. El Padre Schoellmann dice que muchas veces los watatulu van a Bukundi a buscar alimento.  (Sean Sprague/Tanzania)

El misionero de 81 años de edad de la zona rural de Nada, Texas, tenía un plan modesto en 2006 cuando llegó al aislado Bukundi, a aproximadamente un día de viaje desde la costa sur del lago Victoria, en gran parte por caminos de tierra. Anteriormente había trabajado en otra área de Tanzania antes de hacer períodos de misión en Etiopía, Rusia y en la promoción de la misión en Estados Unidos. “Pensé que viviría en una casa local y tendría una iglesia local y todo eso, pero luego las cosas empezaron a desarrollarse”, dice.

“Bukundi es una ciudad que sigue creciendo”, dice. “Si dieras la vuelta verías 60 casas en varias etapas de construcción, lo que significa que sigue creciendo, por lo que dije: ‘va a necesitar una gran iglesia’”.

Confiando en los fondos de los Padres y Hermanos de Maryknoll y en donaciones directas de simpatizantes personales, el padre Schoellmann ha construido un complejo con siete edificios de diferentes tamaños, incluida una gran iglesia, casas para algunos de los empleados de la parroquia, dormitorios para estudiantes, una cocina y una “casa seminario” con aulas y espacios para reuniones, así como cuatro habitaciones. Él espera conseguir que hermanas religiosas africanas vivan en la “casa del seminario” y que se encarguen de brindarle educación a los estudiantes de secundaria en el complejo parroquial.

Además de su ministerio sacramental en la iglesia de Bukundi y las estaciones remotas, y los programas de educación ad hoc que ha iniciado, el padre Schoellmann responde constantemente a las crisis locales, desde llevar a las personas a un tratamiento médico de emergencia en una ciudad más grande a una hora de distancia, a ayudar a alimentar a los hambrientos durante las sequías. De particular preocupación son los watatulu, un pueblo de pastores seminómadas que regularmente aparecen en el complejo de Bukundi en busca de alimento.

“Ahora estoy llegando a mucha más gente porque hay muy poca comida”, dice. “La hambruna aquí es mala porque durante dos años no hubo lluvias”.

El misionero ha desarrollado un programa de vales mediante el cual entrega a los necesitados un cupón que llevan a un comerciante local que da grano a la gente. “Él me da los cupones y yo le pago”, dice el misionero.

A veces, el padre Schoellmann parece abrumado por las súplicas de los watatulu. El misionero dice que cuando comenzó a tratar de ayudar a alimentar a las personas hace unos años, había 30 personas que acudieron a comer el primer día. “Al día siguiente teníamos alrededor de 400. Así que me “comieron”. Intenté detenerlo y les dije: “no más, no podemos; pero siguieron viniendo”, dice. “Sabes que cuando la gente no tiene nada, es difícil … así que les das lo que tienes cuando lo tienes”.

Él sacerdote compara a las docenas y, a veces, cientos de personas que llegan a su puerta en busca de comida con refugiados. Los watatulu son particularmente afectados por la hambruna, dice, porque como pastores dependen de las cabras de pastoreo y del ganado, pero han sido empujados a las tierras más marginales en las montañas, ya que los agricultores acortan la tierra para los cultivos. Algunos watatulu están tratando de aprender a cultivar, pero carecen de tierra, equipo agrícola e incluso conocimientos básicos de agricultura, como dónde obtener semillas.

Sueños Watatulu: El Padre Edward Schoellmann, visita a un enfermo. (Sean Sprague/Tanzania)
Sueños Watatulu: El padre Schoellmann, quien ha servido en Bukundi por más de 12 años, habla de la construcción de una iglesia en Mwamanimba. (Sean Sprague/Tanzania)

El Padre Maryknoll Edward Schoellmann, quien ha servido en Bukundi por más de 12 años, ha construido parroquias, visitado a en enfermos, dado alimentos a miembros de la tribu watatutlu, mientras comparte el evangelio con sus feligreses. (Sean Sprague/Tanzania)

“La mayoría de las tribus se recuperarán, pero me preocupan los watatulu, porque no tienen azadas para cultivar cuando llega la lluvia y no tienen cosechas, así que me temo que será un problema crónico”, él dice.

Mientras tanto, trata de responder a aquellos que también claman por una educación. Al igual que las mujeres con hijos que vienen a buscar comida, los jóvenes aparecen buscando una oportunidad para estudiar. Al igual que Yuyu, estos jóvenes viven en la cúspide entre el mundo de sus antepasados y el mundo contemporáneo presionando sobre ellos.

El padre Schoellmann tiene dos grupos de adolescentes que viven en el complejo. Una docena más o menos vive en una casa construida originalmente para un catequista y asiste a la escuela secundaria pública local.

Ellos provienen principalmente de las personas dominantes de Sukuma, que son agricultores, pero viven demasiado lejos para caminar a la escuela todos los días. “Se supone que los padres deben cuidarlos, pero, técnicamente, sé que voy a terminar alimentándolos”, dice con ironía.

Otros ocho a 10 estudiantes, niños y niñas, son principalmente watatulu que trabajan con un maestro watatulu para obtener un certificado equivalente a un título de escuela secundaria: la versión de Tanzania del Diploma de Desarrollo de Educación General, o GED, en Estados Unidos. Debido a la educación elemental esporádica en sus aldeas rurales, estos estudiantes no pudieron calificar para la escuela secundaria.

Entre estos estudiantes se encuentra Usuriga, que también usa su nombre de bautismo: María. Tiene 16 años, aproximadamente la misma edad que Yuyu cuando fue sacada de la escuela y se casó. Mary es una de las más antiguas del grupo y el padre Schoellmann dice que “ella las cuida como si fuera una hermana mayor”.

Miembros de la tribu Watatulu visitan una casa en Bukundi, Tanzania. (Sean Sprague/Tanzania)

Miembros de la tribu Watatulu visitan una casa en Bukundi, Tanzania. (Sean Sprague/Tanzania)

Niños watatulu estudian con el maestro Joseph William en Bukundi. (Sean Sprague/Tanzania)

Niños watatulu estudian con el maestro Joseph William en Bukundi. (Sean Sprague/Tanzania)

Mary dice que su vida en su aldea era “todos los días cuidando animales” con su padre, sus dos esposas y sus ocho hermanos y medio hermanos. Ahora estudia historia, biología, swahili e inglés, y sueña con ser monja, doctora o ingeniera.

El padre Schoellmann dice que Mary tiene edad para contraer matrimonio y que si no estuviera estudiando en Bukundi, probablemente ella también se casaría dentro de un año. Él y los otros adultos en el complejo, en lugar de los padres, tratan de mantener una estrecha vigilancia sobre los estudiantes, que están allí porque sus familias, o al menos alguien de su familia, quieren que tengan oportunidades que no están disponibles para la mayoría de watatulu y otros niños pastores.

“Ahora estoy llegando a mucha gente porque hay muy poca comida”.

En cuanto a Yuyu, cuya cuñada trabaja en el complejo, ella todavía visita regularmente, a veces asistiendo a Misa con un bebé en brazos. El padre Schoellmann dice que se casó con una buena familia y le dice al sacerdote que su esposo es respetuoso con ella y muy bueno con ella.

Aún así, el misionero, que se ha convertido en una figura paterna para Yuyu, reconoce la tristeza en sus ojos cuando se reúne para hablar con él.