Imagen del signo de la paz y la bandera de Corea del Norte. (Cortesía de Pixabay)

En Febrero, los líderes de Corea del Norte y los Estados Unidos se reunieron en Hanoi para su segunda cumbre, una reunión que terminó abruptamente sin un acuerdo. El no llegar a un acuerdo es decepcionante, pero no debe tomarse como una señal de que la diplomacia no está funcionando. Falta avanzar, pero donde estamos ahora es mucho mejor que hace unos meses, cuando había amenazas de “fuego y furia”. El diálogo es siempre un paso en la dirección correcta. Algunos congresistas en EE.UU. están proponiendo una ley para terminar formalmente la Guerra de Corea (aunque el conflicto directo terminó en 1953, la guerra nunca terminó oficialmente a través de un acuerdo de paz). La resolución pide a la administración de EE.UU. que proporcione un plan claro para lograr un acuerdo de paz definitivo y también resalta la importancia de las acciones recíprocas y las medidas de fomento de la confianza entre las partes.

Para leer la nota completa del resumen mostrado en la sección de Asuntos Globales, vaya a “Korea Peace Treaty Now”.

La Oficina de Asuntos Globales de Maryknoll expresa la posición de Maryknoll en debates sobre políticas públicas en Naciones Unidas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y ante el gobierno de Estados Unidos y otros países, con el propósito de ofrecer educación en temas de paz y justicia social, la integridad de la creación y abogar por la justicia social, económica y del medio ambiente.

Visita maryknollogc.org