Brianda Franco (7ma. de izq. a dcha.) junto a delegados de la Diócesis de Providence,R.I., en el V Encuentro en Grapevine, Texas, el 21 de Septiembre del 2018. (Foto: Silvio Cuéllar/Texas)

Coordinador de ministerio hispano en Rhode Island comparte Resultados y esperanzas del encuentro nacional de pastoral hispana

Aunque las conclusiones del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina, llevado a cabo en Texas en septiembre 2018, serán publicadas en octubre, ya se ven los frutos que este proceso de discernimiento pastoral, reflexión, consulta y misión está dando en el país. Esos frutos se ven reflejados, por ejemplo, en la Región 1 de Nueva Inglaterra, en tres líderes de Pastoral Juvenil, Ministerio de Jóvenes Adultos, Pastoral Familiar; y en dos nuevos directores de oficinas diocesanas de Ministerio Hispano y Ministerio Multicultural.

Brianda Franco asistió al V Encuentro como delegada diocesana. Esa experiencia, dice, la inspiró a formar un nuevo grupo juvenil.

“Me ayudó a dejar la comodidad de mi parroquia, San Patricio, y salir a intentar formar más grupos de jóvenes alrededor de la diócesis”, dice Franco. “Lo que más me impactó fue ser testigo de la necesidad de los jóvenes hispanos en Rhode Island. Mi parroquia tiene tres grupos de jóvenes, pero a través del Encuentro me enfrenté a la realidad de que muchas parroquias no tenían ni siquiera uno”.

Los equipos de la Región 1 del V Encuentro (Diócesis de Nueva Inglaterra) participaron en una capacitación de liderazgo en un centro de retiros en Putnam, Connecticut, en mayo de 2015, iniciando así la parte básica del proceso. (Foto: Silvio Cuéllar/Connecticut)

Durante el proceso del V Encuentro previo al Encuentro Nacional que se celebró el 2018, Daniel Solares delegado de la Región II de la diócesis de Nueva York comparte el mensaje de jóvenes de diferentes ministerios del país. (CNS/Nueva York)

Eso, llevó a Franco a involucrarse en una nueva parroquia, Espíritu Santo, donde ha formado un grupo de jóvenes en español y donde espera formar un grupo de jóvenes en inglés.

Durante el Encuentro, Franco sintió que no estaba sola. Le entusiasmó la forma en que se escucharon las voces de los jóvenes y cómo se les colocó como la principal preocupación y misión del V Encuentro.

Germán Cruz es líder en la parroquia de San Patricio en Providence donde coordina un grupo de jóvenes adultos, un ministerio de música juvenil y, recientemente, se integró al equipo de la Pastoral Familiar Diocesana. En el Encuentro, él compartió su testimonio personal: mientras Cruz trabajaba en México, su mamá vivía una situación de violencia doméstica en Rhode Island, lo que le hizo venir a Estados Unidos.

“[Odié] a mi padrastro y vine con la intención de hacerle daño. Pero cuando llegué, fui a misa y una señora, que no conocía y nunca más volví a ver, me entregó una medallita de la Virgen diciéndome: ‘Eso que tú vienes a hacer, ella no va a permitir que hagas’”, contó Cruz en el Encuentro. “Todavía llevo esa medallita en mi billetera”.

Tras el Encuentro, Cruz y otros jóvenes solos y sin familia iniciaron un grupo juvenil para proveer un espacio a otros jóvenes como ellos: “El V Encuentro fue la puerta para iniciar un proyecto de evangelización para jóvenes con necesidades en las comunidades. Los líderes del grupo y nuestro párroco nos dimos cuenta que debíamos trabajar muy fuerte para alcanzar a los jóvenes de las periferias”.

A su primer retiro para jóvenes asistieron 47 jóvenes, al segundo 130 y en el tercero, 152 jóvenes”, dice Cruz, añadiendo que casi la mitad de ellos antes no asistía a ninguna parroquia.

Cruz conoció en el grupo a Beatriz, ahora su esposa, y ahora son los felices padres de Leslie, una niña de año y medio. “En el V Encuentro encontré la respuesta a lo que en mi corazón sentía y a lo que Dios venía pidiéndome hacer, que es impartir retiros para jóvenes. Eso ha fortalecido nuestra fe y ganas de luchar por las necesidades y carencias del amor de Dios en la juventud”, dice Cruz.

Rubelcy Herrera era coordinador del grupo de oración en su parroquia. Durante los encuentros parroquiales supo de la gran necesidad de una Pastoral Familiar y que la Diócesis de Providence, a través de la Oficina del Ministerio Hispano, abrió una posición a medio tiempo para llevarla a cabo. Herrera renunció al liderazgo del grupo de oración cuando fue elegido para el cargo y con un equipo de cuatro personas y el apoyo de su esposa, Karin, comenzó a trabajar en la Pastoral Familiar Diocesana.

De izq. a dcha.: Karin y Rubelcy Herrera, José y Mirna García, María Domínguez y Leopoldo Trujillo, líderes hispanos que organizan retiros para parejas.(Foto: Silvio Cuéllar/EE.UU.)

En un año y medio formaron un equipo diocesano, organizaron cuatro encuentros de parejas—el más reciente en marzo 2019 reunió a 129 parejas—y están organizando el primer retiro de parejas para febrero 2020.

“El impacto más inmediato a nivel diocesano fue la integración de las diferentes comunidades; el conocernos como miembros de una sola Iglesia”, dice Herrera.

Acerca del proceso de seguimiento del V Encuentro, Herrera dice: “Espero que las resoluciones a las que hayamos llegado se puedan cumplir para que nuestras comunidades latinas se enriquezcan y aporten lo que la Iglesia en Estados Unidos necesita. Como latinos sabemos de las riquezas culturales y religiosas que tenemos”.

El Padre Hugo Cano es el primer director del Ministerio Hispano en la Diócesis de Worcester en Massachusetts. “Nuestro Obispo Robert J. McManus, quedó impactado de ver el carisma, energía y fe del pueblo hispano”, dice el padre Cano. Al conocer las prioridades diocesanas que surgieron del proceso del Encuentro, el obispo respondió creando la posición de director diocesano a tiempo completo.

El padre Cano, uno de seis seminaristas que vinieron de Colombia hace 12 años, dice que el Encuentro: “Favoreció la integración de las comunidades hispanas dentro de la Iglesia”.

Con 46.000 católicos hispanos, 13 parroquias y 22 misas semanales en español, la Diócesis de Worcester ahora tendrá un Centro de Ministerio Hispano, dirigido por el padre Cano quien co-dirige la casa de estudios para seminaristas internacionales.

Hosffman Ospino, catedrático en Boston College, realiza una presentación en el Encuentro Regional en La Salette Shrine en Attleboro, Massachusetts. (Foto: Silvio Cuéllar/Massachusetts)

Maestra de ceremonia Christina Lamas, directora ejecutiva de la Federación Nacional para el Ministerio Juvenil Católico, da la bienvenida a los delegados del V Encuentro Nacional en Grapevine, Texas. (CNS/Texas)

Previo al V Encuentro, el Diácono Ramón Andrade trabajaba para Caridades Católicas y como voluntario en su parroquia de Santa Ana y San Agustín en la Diócesis de Manchester en New Hampshire, que cuenta con 22.500 católicos hispanos y sólo tres parroquias con misas en español.

Andrade compartió con su obispo,  Peter A. Libasci, las necesidades presentadas durante el Encuentro y en respuesta, el obispo abrió una Oficina Multicultural con un director y un asistente que trabajan, ambos, a tiempo completo.

“Me impactó la cooperación y colaboración que dio la diócesis cubriendo los gastos de los ocho delegados al Encuentro Nacional. Gracias a esto se abrió la oficina de la cual soy director, y ahora trabajo solo con el ministerio multicultural, sirviendo a hispanos y personas de otras culturas, con una asistente que fue también delegada en el Encuentro”, dice el diácono, añadiendo que la diócesis también ha ayudado a los inmigrantes proveyendo recursos para asesoría legal.

El Padre Gustavo Falla con los delegados del Encuentro Sur de la Región 1 en el Seminario St.Thomas en Bloomfield, Connecticut. (Foto: Silvio Cuéllar/Connecticut)

“Después del Encuentro, comenzamos el Cursillo de Cristiandad y estamos trabajando en formar una escuela para dirigentes; se ha incrementado el liderazgo en las parroquias y hemos notado que ha aumentado la cantidad de parejas que buscan casarse en la Iglesia; y ya tenemos un equipo de preparación matrimonial en una parroquia”, dice Andrade.

El documento con las conclusiones del V Encuentro, que se distribuirá oficialmente en octubre, 2019, incluirá un mensaje del Papa Francisco, las deliberaciones del Encuentro Nacional, el resumen de las homilías, sesiones regionales, recomendaciones para diez áreas prioritarias, estadísticas por regiones, sugerencias, desafíos y recursos en 28 áreas ministeriales.

He visto como el V Encuentro, que empezó con reuniones preparativas en marzo del 2015, ha insertado mucha energía en la vida de la Iglesia, motivando el surgimiento de nuevos líderes, incentivando la colaboración entre ministerios y generando nuevas iniciativas de evangelización y acompañamiento a nivel parroquial, diocesano, regional y nacional. No obstante, el gran desafío será que las diócesis pongan suficientes recursos y hagan inversiones significativas para acompañar el deseo de servicio que el V Encuentro ha generado. Entre las recomendaciones del Encuentro, una de mayor importancia es la de crear posiciones y programas de formación para jóvenes y líderes emergentes. Otra prioridad es la de contar con profesionales dedicados a tiempo completo al Ministerio Hispano.

La misión de formar discípulos misioneros no acaba, continúa. ¡Somos testigos del amor de Dios!

Silvio Cuéllar es coordinador de la Oficina de Ministerio Hispano y director del periódico El Católico de Rhode Island, en la Diócesis de Providence.