Marta Robak, quien es coordinadora de voluntarios de la parroquia St. Ferdinand, Chicago, que sirven con los Misioneros de los Pobres, rebosa de alegría rodeada de residentes del Centro Orfanato el Buen Pastor para niñas y mujeres ancianas en Uganda. (Cortesía de Marta Robak/Uganda)

GRANDES RÁFAGAS DEL ESPÍRITU MISIONERO SOPLAN A TRAVÉS
DE“LA CIUDAD DE LOS VIENTOS”

Cuando se le pregunta qué pasaje de las Escrituras lo inspira más como líder de la Arquidiócesis de Chicago, el Cardenal Blase Cupich responde de inmediato: El Sermón de la Montaña. “Jesús mira a la multitud y dice: “Bienaventurados…’”, dice el cardenal.

“Un obispo está llamado a mirar a su pueblo y recordarles lo bendecidos que son”, explica.

En esta arquidiócesis de más de 2.2 millones de católicos, abundan las bendiciones, dice, comenzando con la diversidad étnica. “Las misas se celebran cada fin de semana en 26 idiomas diferentes”, dice el cardenal Cupich. Pero se apresura a señalar que en Chicago, la fe va más allá de los edificios de la iglesia. “La gente está asumiendo la misión de Cristo”, dice el cardenal.

Sus palabras cobran vida cuando se reúne con feligreses como los de la Iglesia de St. Ferdinand que se han unido al trabajo de los Misioneros de los Pobres (MOP), una comunidad religiosa dedicada a servir a las personas más vulnerables, incluidos los adultos con VIH, los bebés huérfanos, y niños que viven en las barriadas, en nueve países en el extranjero. Hace once años, miembros de St. Ferdinand, una comunidad predominantemente polaca, comenzaron a recolectar alimentos y otros suministros necesarios para las misiones del MOP.

Desde entonces, su alcance ha crecido no solo para involucrar a varias parroquias vecinas en campañas de comida y ropa para misiones MOP, sino también en la capacitación y el envío de feligreses de St. Ferdinand para servir como misioneros.

El párroco Jason Torba y el Cardenal Blase Cupich saludan a la congregación después de la misa en la Iglesia de St. Ferdinand, Chicago, donde celebraron el Domingo Mundial de las Misiones. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/Illinois)

“Vas con el corazón y la mente abiertos, y hay trabajo para todos. Pero lo más importante es estar allí, escuchar a las personas y tomarse de las manos”, dice Marta Robak, quien coordina a los voluntarios y ha participado en más de 30 viajes misioneros a Jamaica, Haití, Kenya, Uganda e India. Ella le da crédito al pastor de St. Ferdinand, el Padre Jason Torba, por engendrar el espíritu misionero en sus feligreses, a quienes ha acompañado en varios viajes misioneros.

El Padre Edmond Aristil, originario de Haití, es otro sacerdote de Chicago que alienta a las personas a abrazar su llamado bautismal para ser discípulos misioneros. Desde 2014 lleva a los habitantes de Chicago a conocer a sus hermanos y hermanas en su tierra natal. “Nuestro objetivo es ser solidarios con la comunidad y preguntar qué necesitan”, dice el padre Aristil. Saneamiento, vivienda y educación fueron necesidades que los haitianos articularon.

Durante un viaje misionero con un contingente de la parroquia St. Ferdinand en Chicago, Emilia Robak sirve agua con almuerzo a los estudiantes de la Escuela de la Divina Misericordia, dirigida por los Misioneros de los Pobres cerca de Nairobi en Kenya. (Marta Robak / Kenya)

Angela Murray, una feligresa de Chicago acompañó a la contingente del padre Aristil a Haiti, para ayudar con proyectos de construcción en apoyo de la comunidad. (Amy Pellettiere/Haiti)

“Desarrollamos un plan de recaudación de fondos y participación para abordar esas necesidades”, dice el padre Aristil. Hasta la fecha, los habitantes de Chicago han ayudado a sus amigos haitianos a construir cuatro casas y letrinas al aire libre y a establecer un fondo de patrocinio que permite a 46 niños ir a la escuela.

Jason Stamps y su esposa, Terra, se turnan cada año para viajar con el contingente estadounidense a Haití. Él dice que nunca olvidará a la anciana haitiana que se puso un bloque de cemento en la cabeza y se lo llevó por el camino a uno de los proyectos de construcción de viviendas. Reprimiendo las lágrimas, también recuerda a Susanna, una mujer ciega, y su hija luchando por venir a misa todos los días. Él lleva su cámara y computadora portátil para capturar sus experiencias. “Necesito contarles a mis hijos estas historias”, dice.

“Nos llenamos de vida cuando ayudamos a personas de todo el mundo”, afirma el cardenal Cupich. Y, dice, es un espíritu de servicio que atraerá a los jóvenes a la Iglesia. Los Guerreros de Paz de la parroquia de St. Gall, en Gage Park, son prueba viviente de ello. (Ver historia, página 8.)

Incluso cuando cruzan las fronteras internacionales para servir a otros necesitados, los católicos en Chicago también están abordando las necesidades más cercanas a su hogar.

En el vecindario Back of the Yards en el lado sur de Chicago, un área afectada por el crimen y la violencia, el Ministerio de Reconciliación de Precious Blood (PBMR) es un oasis de paz. Allí, el cofundador Padre Precious Blood David Kelly y un personal de 19 miembros, incluidos ex reclusos, trabajan para lograr la armonía y la curación a través de la justicia restaurativa.

“Nuestro sistema de justicia penal se centra en el castigo por los delitos”, dice el padre Kelly. “La justicia restaurativa reúne en los círculos de pacificación a las víctimas y a quienes les causaron daño. Se puede escuchar a las víctimas y los que causaron el daño están llamados a repararlo”.

El padre Kelly y su equipo han ideado un programa de capacitación de cuatro días para usar este proceso en parroquias, escuelas y familias para abordar cualquier situación en la que se necesite la reconciliación.

Recientemente, Catholic Mobilizing Network, una organización católica nacional que trabaja para poner fin a la pena de muerte, reunió a líderes católicos de todo Estados Unidos para asistir a la capacitación PBMR. “Este marco nos permite sanar el daño causado por el crimen a través de encuentros transformadores que modelan la manera reconciliadora de Jesús”, dice Krisanne Vaillancourt Murphy, directora ejecutiva de la Red de Movilización Católica.

En el ministerio de reconciliación de Precious Blood, el coordinador Mike Andersen enseña carpintería a personas en riesgo para que puedan encontrar oportunidades de trabajo y una mejor vida.(Octavio Durán/Illinois)

En un viaje misionero a Los Palis, Haiti, Jenna Ladner de Chicago se une a Evans Louise y a otros haitianos que transportan bloques de cemento para construir letrinas. (Jason Stamps/Haití)

El Ministerio de Reconciliación de Precious Blood ofrece a los líderes católicos capacitación en justicia restaurativa a través de círculos de paz para usar en una variedad de entornos. (Octavio Durán/Illinois)
Jóvenes de Chicago participan en una vigilia de oración pidiendo un trato humano para los niños inmigrantes, como aquellos en las fotos que están sosteniendo, quienes murieron después de ser detenidos en la frontera de los Estados Unidos. (Octavio Durán/Illinois)

Mauro Pineda, un coordinafor de formación para el ministerio de Inmigración y Pastoral Migratoria de la arquidiócesis habla con laicos comprometidos en uno de los talles de formación en la Iglesia San Miguel Arcángel en Chicago. (Octavio Durán/Illinois)

El centro PBMR también sirve como un espacio seguro para jóvenes locales y un campo de entrenamiento para que comunidades en riesgo, incluyendo a ex reclusos, aprendan habilidades laborales. “Se trata de construir relaciones”, dice el padre Kelly. “Estamos llamados a sanar”.

La curación y la construcción de relaciones fueron los objetivos de Michael Okinczyc-Cruz y otros seis líderes católicos cuando fundaron la Coalición para el Liderazgo Espiritual y Público (CSPL) en 2017.

“Sentimos la necesidad de que los católicos se involucraran más en la organización para el cambio social”, dice Okinczyc-Cruz. Esta organización de base sin fines de lucro está comprometida a abordar las injusticias raciales, sociales, económicas y ambientales mediante la capacitación de líderes comunitarios en la enseñanza social católica y en organización comunitaria. Los participantes ponen en práctica lo aprendido sirviendo en comités centrados en temas como la seguridad, violencia e inmigración.

El Comité de Seguridad y Violencia, informa Okinczyc-Cruz, recientemente reunió a padres y jóvenes para presionar exitosamente por fondos públicos para garantizar rutas seguras a la escuela en un vecindario donde las colegialas estaban siendo amenazadas por la intimidación y el tráfico sexual.

En 2010, la Arquidiócesis de Chicago estableció la Pastoral Migratoria para responder a las necesidades del creciente número de inmigrantes recién llegados, particularmente los hispanos, quienes, según el cardenal Cupich, representan más del 40 % de la población católica de Chicago.

“Nuestro objetivo es formar líderes para ser protagonistas de su propio destino”, dice Elena Segura, coordinadora nacional de Pastoral Migratoria, quien ha llevado el programa a otras diócesis de los Estados Unidos.

Los miembros de la Coalición para el Liderazgo Espiritual y Público (de izquierda a derecha) Michael Okinczyc-Cruz, Anthony Williams, Rosette Mamboleo, Megan Miller y Byron Diggs pusieron en acción su fe católica trabajar por un cambio social. (Octavio Durán/Illinois)

La formación consiste en una serie de capacitación de liderazgo de seis semanas basada en la enseñanza social católica. Utilizando la metodología de “Ver-Juzgar-Actuar”, el programa combina la reflexión de las Escrituras y el análisis de temas cívicos desde una perspectiva inmigrante. Está diseñado para fomentar la acción cristiana por la justicia, como la vigilia ecuménica de oración que Pastoral Migratoria ayudó a organizar el otoño pasado, llamando a las personas de fe a orar, ayunar e instar a sus líderes cívicos a votar por una legislación que garantice que los niños inmigrantes sean tratados con dignidad.

Kevin Foy, ex promotor misionero de Maryknoll y ahora director de la oficina misionera de Chicago, cuenta entre las bendiciones de la arquidiócesis a los numerosos grupos misioneros cuyas casas de formación se encuentran en Chicago, donde los candidatos estudian en la Unión Teológica Católica y sirven a la comunidad local. Los Padres y Hermanos Maryknoll y las Hermanas Maryknoll están entre ellos.

Un vibrante capítulo de Afiliados de Maryknoll también se reúne regularmente, dándole energía a miembros como Tom y Florence McGuire en sus vidas de servicio. “Todos buscan lo que Cristo tiene para dar”, dice Tom, quien facilita el ministerio de paz y justicia en su parroquia de San Pascal en Chicago. “Nuestra visión es compartir la civilización del amor”.

Eso, al parecer, resume el espíritu de la misión en Chicago.