Los Embarazos de Adolescentes en África Oriental Están Aumentando Durante la Pandemia

COVID-19 es un revés en la lucha por la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas.

Mary terminó la escuela secundaria en Kenya, pero no tenía dinero para seguir estudiando. Su padre, director de una escuela primaria, solo pagó por la educación de sus hijos varones. Tenía más de una esposa y no tenía suficiente dinero. Así que le di un trabajo en mi casa, pero pronto descubrí que estaba embarazada.

El Objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas establece: “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas para 2030”. La educación es la clave para que las niñas y las mujeres alcancen este objetivo. Me aseguré de que Mary (nombre cambiado para proteger su privacidad) tuviera un buen cuidado prenatal y diera a luz a su bebé de manera segura. Luego utilicé el dinero de la misión para enviarla a la escuela de enfermería para que pudiera volver a trabajar en el Hospital Kiminini Cottage en Kitale, donde yo trabajaba. Su hija tiene ahora 12 años y Mary continúa brindando una excelente atención de enfermería.

Kenya cerró las escuelas en marzo cuando se anunció la pandemia de COVID-19. Aunque no hay estadísticas confiables, los medios de comunicación de Kenya informaron un aumento significativo en los embarazos de adolescentes durante los tres meses del cierre de la pandemia. El 14 de julio, el Ministerio de Educación ordenó a los directores que volvieran al trabajo y comenzaran a recopilar datos sobre las niñas que quedaron embarazadas durante el cierre de las escuelas.

Kenya es uno de los 26 países, entre los 54 que componen el continente africano, que permite que una niña continúe en la escuela hasta y después de dar a luz.

En Tanzania, la expulsión de niñas embarazadas de las escuelas públicas todavía está permitida por las normas de educación del país. En una entrevista reciente de “Meet a Missioner Monday”, la misionera laica de Maryknoll Loyce Veryser, quien enseña en la escuela secundaria en Mwanza, Tanzania, compartió que tres padres informaron recientemente que sus hijas habían quedado embarazadas y no regresarían a la escuela.

En Tanzania, casi dos de cada cinco niñas se casan antes de cumplir los 18 años. El gobierno no ha aprobado una ley que prohíba el matrimonio de niños menores de 18 años. Si una niña está casada, su familia recibirá una dote de la familia de su esposo porque ella deja a su familia y entra en su familia. Ella está “perdida” para su familia y las familias deben ser compensadas.

De esa manera, su familia puede obtener propiedades y dinero a través de su matrimonio. Debido a las regulaciones de Tanzania sobre educación, a estas niñas embarazadas nunca se les permitirá regresar al sistema escolar público. Si quieren continuar con sus estudios, deberán encontrar un lugar en una escuela privada y el dinero para pagarlo.

Por el contrario, la ley de Kenya prohíbe el matrimonio antes de los 18 años. Cualquier niña menor de 18 años es menor de edad y no puede dar su consentimiento para la actividad sexual. Por lo tanto, el sexo con un menor se define como corrupción de menores e incurre en duras multas.

Mary nunca identificó al hombre que engendró a su hijo. Yo nunca pregunté. Por experiencia, sé que las niñas y mujeres de Kenya son agredidas el 80 % de las veces por hombres que conocen; un tío, un vecino, un maestro, incluso su propio padre. Las sociedades patriarcales a menudo dan preferencia, culturalmente, a los niños y hombres. Durante los seis años que trabajé en Kitale, asistí a más de 120 niñas y mujeres con exámenes médicos después de haber sido agredidas sexualmente. Mi paciente más joven tenía 11 meses. La mayor tenía 79 años. A pesar de trabajar en estrecha colaboración con las autoridades locales, solo pudimos llevar seis casos a los tribunales y obtener una condena.

Todos estos problemas culturales se ven agravados por la pandemia de COVID-19 y el colapso económico mundial asociado a la crisis de salud. Los informes sobre el aumento de las tasas de embarazo adolescente durante la pandemia no son sorprendentes. Es de conocimiento común que cada Navidad, cuando las niñas se van a casa por vacaciones, muchas son abusadas o usadas y quedan embarazadas. Cuanto más tiempo permanezcan cerradas las escuelas, más sucederá.

Kenya ha cerrado sus escuelas hasta enero de 2021, por lo que, o más bien, cuando las estadísticas muestren un aumento de los embarazos, el gobierno de Kenya tendrá que decidir cómo abordar la situación. Este es un problema cultural profundamente arraigado en el patriarcado y seguirá existiendo durante mucho tiempo.

Esta pandemia dificultará la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 de las Naciones Unidas. El progreso se atrasara y, a veces, se detendrá. La pandemia causará más pánico y sufrimiento a las niñas que sufren abusos. Cuando no podemos evitar el abuso, debemos atenderlo con compasión. Y como muestra mi paciente de 79 años, toda mujer es vulnerable a la agresión sexual hasta el día en que deja esta tierra.

Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Maryknoll Lay Missioners.

About the author

Susan Nagele, MKLM

Susan Nagele, una misionera laica Maryknoll de Urbana, Illinois, es una doctora que trabajó en África Oriental durante 33 años. Su último ministerio en Kenya fue como médico de familia y asesora médica para la Comisión de Salud de la Arquidiócesis de Mombasa. Desde 2018, ella ha trabajado en educación misionera y avance misionero para los Misioneros Laicos Maryknoll en los Estados Unidos.

Ediciones Archivadas