Una Familia Misionera Empodera Familias En El Salvador
Tiempo de lectura: 6 minutos

Cooperativa que nació del trauma de la guerra, da a mujeres la oportunidad de sostener a sus hijos.

En enero 2020 hubo gran entusiasmo en ACOMUJERZA, una cooperativa en Zaragoza, El Salvador, donde trabaja la Misionera Laica Maryknoll Melissa Altman. Las miembros de la cooperativa estaban a punto de obtener sus primeras ganancias desde que fundaron la cooperativa en 2002.

“Todas habían trabajado muy duro para que finalmente pudieran registrar una ganancia y distribuir fondos a los miembros al final del año fiscal, pero entonces COVID-19 cerró todo”.

Durante la cuarentena, algunos miembros del personal pudieron hacer mascarillas en sus hogares para los trabajadores de primera línea. Si bien el gobierno ha comenzado a aliviar las restricciones, el costo económico ha sido profundo en todo el país.

ACOMUJERZA brinda una oportunidad para que miembros de la comunidad se ganen la vida produciendo y vendiendo ropa y otros productos hechos a mano. La cooperativa nació del deseo de los feligreses de la parroquia Nuestra Señora del Pilar de ayudar a los niños que quedaron huérfanos durante los 12 años de guerra civil del país que terminó en 1992. En los años posteriores a la guerra, estos feligreses querían ampliar su alcance a las mujeres que necesitaban mantener a sus hijos. La dedicación de los feligreses que trabajan con miembros del Equipo de la Misión de Cleveland y otras personas llevó a la creación de la cooperativa, que hoy cuenta con unos 25 miembros.

La mayoría de los miembros que trabajan en la cooperativa son madres solteras. Una de ellas es Esmeralda. Ella y sus 11 hermanos huyeron de su granja rural al comienzo de la guerra cuando les dijeron que los soldados iban a quemar todo. La familia se convirtió en desplazada en su propio país.

Después de la guerra, Esmeralda tomó un trabajo en una fábrica de costura, donde, dice, era común tener a alguien parado a su lado revisando las piezas que hacía. A los trabajadores ni siquiera se les permitía ir al baño cuando lo necesitaban. Un día, dice, les dijeron a los trabajadores que tenían que trabajar toda la noche para terminar un pedido. No les pagaron por las horas extras.

Esmeralda, quien estaba embarazada en ese momento, dice que los trabajadores comenzaron a hablar de organizarse para defenderse. Poco después, la fábrica cerró y todos se quedaron sin trabajo. Sin embargo, Esmeralda no solo había adquirido una valiosa experiencia en costura en la fábrica, sino que también aprendió de primera mano sobre el abuso en el lugar de trabajo.

Esmeralda cose botones en camisas de uniformes escolares en la cooperativa ACOMUJERZA, donde ha trabajado durante 15 años y ahora es una de las jefas de costura. (Ana Morales/El Salvador )

Esmeralda cose botones en camisas de uniformes escolares en la cooperativa ACOMUJERZA, donde ha trabajado durante 15 años y ahora es una de las jefas de costura. (Ana Morales/El Salvador)

Su hermana Paula Pérez, una de las fundadoras de ACOMUJERZA, invitó a Esmeralda a unirse a la cooperativa. Allí, para deleite de Esmeralda, no solo adquirió más habilidades de costura, sino que también aprendió sobre la autoestima, el trabajo en equipo, la resolución de conflictos y la comunicación. Ahora, después de 15 años en la cooperativa, Esmeralda es una de las costureras jefas.

“El hecho de poder trabajar con mis amigas y ser parte de la toma de decisiones es asombroso”, dice. “Incluso cuando los tiempos son difíciles, siempre encontramos la manera de superar los desafíos que nos encontramos”.

Altman dice que ve claramente la dignidad que el trabajar en ACOMUJERZA le brinda a Esmeralda y a los demás que trabajan allí. “Estas mujeres se están uniendo contra el sexismo, la violencia y el trauma de una terrible guerra civil”, dice.

Como miembros de la cooperativa, tienen voz y pueden tomar sus propias decisiones, dice Altman. Sin embargo, todavía luchan económicamente. Cada trabajador gana solo alrededor de $1 por hora y, a veces, se encuentran reuniendo centavos para pagar la factura de la luz de la cooperativa.

Los miembros de ACOMUJERZA buscan una forma de vender sus productos, dice. El objetivo de Altman es ayudar a abrir nuevos mercados para sus productos. Ella considera que su papel más importante es ayudar con el desarrollo de productos y contar la historia de las mujeres para que quienes la escuchen se sientan motivados a brindar su apoyo.

Altman también ha podido conectar a ACOMUJERZA con jóvenes locales y simpatizantes a través de un proyecto llamado Brazalete de Amistad. La cooperativa compra la tela para las pulseras a una familia local. Luego, las mujeres de ACOMUJERZA confeccionan hilos y los distribuyen entre cuatro o cinco estudiantes de secundaria y universitarios, quienes hacen las pulseras en sus casas y las devuelven para venderlas. A los estudiantes se les paga 25 centavos por cada brazalete y ACOMUJERZA recibe una comisión por cada venta.

Los Padres y Hermanos Maryknoll, las Hermanas y los Misioneros Laicos compraron un pedido a granel de pulseras para repartir en una conferencia. De ese pedido, un fabricante de brazaletes ganó $75. “No tenía suficiente dinero para pagar mi uniforme de gimnasia; ahora puedo comprarlo”, dijo la estudiante, llena de alegría, a Altman.

“Estas chicas están usando el dinero para aliviar la carga de sus padres comprando cosas como uniformes de gimnasia o útiles escolares”, dice Altman. “Esta es otra forma de ayudar a las familias. Esperamos poder conectar a más personas que deseen comprar estos productos para ayudar a las familias de El Salvador a ganar suficiente dinero para permanecer en sus comunidades y satisfacer las necesidades básicas de sus familias”.

Jóvenes se unen a miembros de la cooperativa ACOMUJERZA para participar en un taller de fabricación de brazaletes. (Rafael Borja/El Salvador)

Jóvenes se unen a miembros de la cooperativa ACOMUJERZA para participar en un taller de fabricación de brazaletes. (Rafael Borja/El Salvador)

Como una familia en misión, Altman, su esposo Peter, quien trabaja con personas desplazadas y sus hijos Eli y Evey, están construyendo amistades en El Salvador que no sólo han cambiado la vida de otros sino también la suya propia.

“Es muy impresionante para mí como madre ser testigo de cómo mis hijos abogan por la dignidad de los amigos a quienes han aprendido a apreciar en El Salvador”, dice Altman. “Tienen amigos que vienen de barrios donde las casas tienen piso de tierra y mis hijos tienen la capacidad de ver que estos amigos no son diferentes a sus amigos con una realidad económica diferente. A los 13 años, veo a mi hijo a través de su experiencia vivida siendo la voz que dice que toda persona, sin importar cuál sea su situación económica, merece respeto y dignidad”.

En su reciente encíclica Fratelli Tutti, el Papa Francisco nos llama a ser pacificadores y a trabajar juntos como una familia humana por el bien común. Nos anima a ir más allá de nuestras zonas de confort para formar amistades sociales que nos ayuden a construir una cultura de paz y diálogo para trabajar juntos y cuidarnos unos a otros.

La familia Altman está viviendo este mensaje. Trabajando junto con las familias salvadoreñas, se esfuerzan por construir un mundo más justo, compasivo y sostenible.

Imagen destacada: La familia Altman (de izquierda a derecha), Melissa, Eli, Evey y Peter están construyendo amistades en El Salvador que están cambiando la vida de la comunidad y la suya propia. (Melissa Altman/El Salvador)

La misionera laica Maryknoll Melissa Altman (cuarta desde la izquierda), miembros de la cooperativa ACOMUJERZA y amigos se paran frente a un mural de cuatro religiosas asesinadas en El Salvador. (Peter Altman/El Salvador)

La misionera laica Maryknoll Melissa Altman (cuarta desde la izquierda), miembros de la cooperativa y amigos se paran frente a un mural de cuatro religiosas asesinadas en El Salvador. (Peter Altman/El Salvador)

About the author

Carolyn Trumble

Carolyn Trumble es una consultora para la división Church Engagement de Maryknoll. Ella sirvió como misionera laica Maryknoll en Brasil.

Ediciones Archivadas