Un año en Camboya: Reflexionando sobre los dones del Espíritu Santo
Tiempo de lectura: 5 minutos

Misionera laica Maryknoll escribe sobre los dones del Espíritu Santo en su ministerio con la comunidad de sordos en Camboya.

Cuando llegué a Camboya, me recibieron con un pequeño obsequio. La caja contenía un pequeño abanico, un pequeño elefante de porcelana que se usa para guardar incienso y, por último, un paquete de incienso. El regalo fue un gesto muy dulce, pero yo no solía usar incienso; prefiero las velas. Así que la caja se quedó en mi habitación por un buen rato. Al ver la caja de nuevo algún tiempo después, decidí probar el incienso y usarlo junto con mis velas. Resulta que realmente disfruté el aroma y todavía uso el incienso hasta el día de hoy.

¿Alguna vez has recibido un regalo que no sabías cómo usar o que no usaste de inmediato? ¿Lo pusiste en un estante y lo dejaste allí? ¿Lo tiraste a la basura?

Cuando recibimos los dones del Espíritu Santo en la Confirmación (sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento, piedad y temor del Señor), ¿qué hacemos con esos dones? Como explica un recurso para el sacramento de la confirmación, «Estos siete dones nos ayudan a responder a la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, a tomar buenas decisiones y a servir a Dios y a los demás».

Durante este primer año de misión, siento que en los momentos que dije sí, tuve la oportunidad de caminar con la gente, aprender de ellos y estar en comunidad con ellos, compartiendo nuestros dones y talentos únicos. He ido creciendo en mi fe y continúo confiando en los siete dones del Espíritu Santo para mantenerme centrada y en el camino correcto de vivir mi fe católica en mi diario vivir.

Aquí hay reflexiones sobre tres de estos dones:

El don de la sabiduría me ha permitido participar en tiempo de calidad con la gente local y estar disponible para aprender de sus vidas, cómo viven y compartir en comunidad con ellos. Me ha permitido aprender más sobre mis amigos jemeres y sus familias.

Julie Lawler, segunda de la izquierda, en la casa de uno de los miembros del personal del proyecto de salud mental Maryknoll el día de Año Nuevo de 2021 con el sacerdote asociado de Maryknoll, el padre Kevin Conroy, y la misionera laica de Maryknoll Kylene Marie Fremling. (Cortesía de Julie Lawler / Camboya)

Un amigo, Sophayot Khat, trabaja con el equipo de trabajadores de salud mental Maryknoll. De regreso a casa después de una reunión de equipo, me invitó, junto con el Padre Maryknoll Kevin Conroy y la Misionera Laica Kylene Fremling, a su casa en Memot. Era el día de Año Nuevo y su familia nos invitó a una comida tradicional con sopa agria hecha especialmente para mí.

Trabajando en el Programa de Desarrollo para Sordos de Maryknoll en Camboya (DDP por sus siglas en inglés), he tenido que apoyarme en el don del entendimiento muchas veces este año. Este don me está ayudando a ser compasiva y de mente abierta, y a aprender a ser tolerante con las creencias, costumbres y normas culturales de otras personas.

En nuestra reunión anual de personal, pude ver cómo este don me ha ayudado a trabajar con una variedad de habilidades (sordo, auditivo, con problemas de audición) e idiomas (jemer, lenguaje de señas camboyano, inglés), así como a interactuar y trabajar con personal de otras culturas, orígenes y creencias religiosas (jemer, jemer-chino, jemer-vietnamita; y budista, musulmán).

El don de la piedad: Cuando me pidieron que hablara con adolescentes de un grupo de confirmación en mi antigua parroquia en Austin, Texas, necesitaba coraje para aceptar esta solicitud de compartir mi historia. Para recorrer esta etapa misionera, decidí dejar mi trabajo, unirme a los Misioneros Laicos Maryknoll y mudarme a Camboya para servir a la población sorda y también caminar con las personas que viven en Camboya.

Julie Lawler dirigiendo actividades de formación de equipos de relevos con personal oyente y sordo en el DDP en Koh Kong, Camboya, donde los participantes corrían para llevar la pelota por encima y por debajo cuatro veces, y el tiempo se registra para cada equipo (Crédito de la foto: Chhun Vandeth, personal del DDP)

Todos los domingos, voy a misa en jemer con el padre Kevin y Kylene en las aldeas vietnamitas a lo largo del río Mekong en las afueras de Phnom Penh. La misa apoya y sirve a las personas que son culturalmente vietnamitas de nacimiento y viven en Camboya debido a la guerra pasada y las disputas por la tierra que los han dejado sin documentos para probar su ciudadanía.

Los eventos de las parroquias a los que he podido asistir fueron muy especiales. Uno en particular fue el decir que sí a una invitación para asistir a la misa de Nochebuena y el día de Navidad en el pueblo de Sampan. Extrañaba a mi familia durante mis primeras fiestas lejos de ellos. Esta experiencia me trajo una gran alegría y pude sentir el don de la piedad guiando esta oportunidad de servir y participar en esta celebración tan especial. Pude repartir regalos con el padre Kevin después de la misa y ver la alegría en los rostros de los niños cuando recibieron su bolsa de golosinas.

Mientras vivo mi llamado a seguir el plan que Dios tiene para mí, quiero seguir usando los dones del Espíritu Santo y seguir creciendo en mi fe. Seguiré viendo cómo puedo capturar momentos significativos diciendo “sí” y usando los dones que se me han dado.

Necesito estar atenta a cómo se han compartido el resto de los dones conmigo (consejo, fortaleza, conocimiento, y temor o asombro ante el Señor) y a través de esas nuevas experiencias tratar de vivir mi vocación a compartir el Evangelio como Jesús nos ha llamado a todos a hacer.

Este artículo fue originalmente publicado por los Misioneros Laicos Maryknoll.

Imagen destacada: Julie Lawler dirige una actividad de formación de equipos en el Campamento de Jóvenes Sordos del Programa DDP del 11 al 13 de febrero en Koh Kong, Camboya. Después de cerrar por meses las escuelas camboyanas, DDP en Phnom Penh reabrió su programación completa en enero, con aulas distanciadas físicamente, capacitación laboral en pequeñas empresas locales e intérpretes de lenguaje de señas sirviendo activamente a la comunidad sorda del país. El programa incluso pudo realizar su campamento juvenil anual en Koh Kong en febrero. El enfoque del campamento es construir relaciones y las capacidades de los futuros líderes sordos. En marzo, sin embargo, los nuevos casos de COVID llevaron a otro cierre de las escuelas camboyanas, incluido el DDP.

About the author

Julie Lawler

Julie Lawler, de College Station, Texas, ha sido una misionera laica Maryknoll desde el 2019.

Ediciones Archivadas