Obispo encomia nueva postura de EE.UU. hacia Cuba, reunificación familiar

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Rhina Guidos, Catholic News Service

WASHINGTON –El presidente del Comité de Justicia y Paz Internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. encomió una declaración del 16 de mayo anunciando el levantamiento de restricciones contra Cuba por parte de la administración Biden, en particular aquellas medidas que ayudarán a la reunificación familiar.

El gobierno de Biden dijo que incrementará los servicios consulares en la isla para ayudar con el procesamiento de visas «haciendo posible que más cubanos se reúnan con sus familias en Estados Unidos a través de los canales regulares de migración».

El Departamento de Estado también anunció planes para permitir que más personas de EE. UU. tengan encuentros con los cubanos a través de viajes culturales, permitiendo vuelos de EE. UU. más allá de La Habana y restableciendo un programa de remesas familiares que dejara a personas en EE. UU. enviar hasta $ 1,000 por trimestre a familiares en la isla.

La medida revierte las restricciones impuestas por la administración Trump, que había adoptado una postura más punitiva con Cuba.

«Encomiamos el interés renovado de la administración en reiniciar el compromiso de Estados Unidos con Cuba. Reconociendo que quedan puntos de discordia entre nuestros dos países, el aislamiento punitivo hacia Cuba no ha producido el cambio económico y social que Estados Unidos ha buscado lograr», dijo el obispo David J. Malloy de Rockford, Illinois, quien preside el comité de política internacional de la USCCB.

Bajo la presidencia de Barack Obama, EE. UU. abrió un camino de compromiso directo con la gente de la isla, reabrió embajadas en ambos países y amplió las oportunidades de viaje.

Se dice que el Vaticano, el papa Francisco y el ex arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, jugaron un papel en la reapertura de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

«Todos estamos felices porque… vimos a dos naciones, que estuvieron separadas durante tantos años, dar un paso para acercarse», dijo el papa Francisco en diciembre de 2014, cuando se anunció la renovación de las relaciones.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

Se puede ver el Capitolio de Cuba en La Habana el 19 de septiembre de 2015. Ha estado en reparación durante cuatro años. (Foto CNS/Tyler Orsburn)

La USCCB ha abogado para que Estados Unidos tenga relaciones con Cuba a través del diálogo, los encuentros personales, la diplomacia y comercio.

«Los obispos de EE. UU., junto con los obispos cubanoamericanos, la Santa Sede y los obispos de Cuba, continuamos enfatizando la importancia vital del compromiso bilateral y las relaciones comerciales mutuamente beneficiosas entre Estados Unidos y Cuba como la clave para un cambio transformador. en la isla», dijo el obispo Malloy en un comunicado del 19 de mayo.

Agregó que ampliar las oportunidades de viaje para los ciudadanos estadounidenses, «así como eliminar las onerosas limitaciones de envío de remesas, fortalecerá los lazos familiares, económicos y sociales entre nuestros países. La sociedad civil y el sector privado en proceso de desarrollo en Cuba dependen del liderazgo brindado por parte de una participación entre Cuba y la sociedad civil activa estadounidense».

Algunos, como el senador estadounidense Bob Menéndez, expresaron su decepción con el anuncio. El demócrata de Nueva Jersey, cuyos padres llegaron a Estados Unidos desde Cuba, dijo en un comunicado que el anuncio de la administración de Biden corría el riesgo de enviar «el mensaje equivocado a las personas equivocadas, en el momento equivocado y por razones equivocadas».

«Durante décadas, el mundo ha estado viajando a Cuba y nada ha cambiado. Durante años, Estados Unidos tontamente alivió las restricciones de viaje, argumentando que millones de dólares estadounidenses traerían la libertad, y nada cambió», dijo.

La USCCB, en una página web explicando su postura hacia el tema de Cuba, explicó que piensa que «los derechos humanos universales se fortalecerán a través de una mayor participación entre el pueblo cubano y el pueblo estadounidense».

La conferencia episcopal dijo que a lo largo de los años ha denunciado la represión del pueblo cubano y su derecho a disentir. Pero la interacción entre los dos países dará más fruto que «la política de aislamiento de Estados Unidos del pasado».

La USCCB, al igual que su contraparte en la isla, la conferencia de obispos cubanos, también se ha opuesto al embargo estadounidense contra Cuba, diciendo que «el efecto principal del embargo ha sido fortalecer el control del gobierno cubano y debilitar una sociedad civil ya frágil y su economía, perjudicando así a los más vulnerables».

Imagen destacada: La gente se reúne cerca de la Casa Blanca en Washington el 25 de julio de 2021 durante una protesta que pide la libertad en Cuba e insta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hacer más para presionar al régimen cubano. (Foto CNS/Tyler Orsburn)

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Contactar al Editor

Póngase en contacto con el editor - Widget

Ediciones Archivadas