Papa: Estilo de vida egoísta, materialista alimenta la pobreza
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Carol Glatz, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La pobreza es el resultado del egoísmo de las personas; no es el “destino” o la culpa de los pobres, dijo el papa Francisco.

“A menos que elijamos ser pobres en riquezas pasajeras, poder mundano y vanidad, nunca podremos dar nuestra vida en amor; viviremos una existencia fragmentada, llena de buenas intenciones pero ineficaz para transformar el mundo”, dijo el papa en un mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres.

“Necesitamos, por tanto, abrirnos decididamente a la gracia de Cristo, que puede hacernos testigos de su caridad ilimitada y devolver la credibilidad a nuestra presencia en el mundo”, dijo el papa en el mensaje del 13 de junio, fiesta de San Antonio de Padua, patrono de los pobres.

El Vaticano dio a conocer el mensaje al público el 14 de junio.

La Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra cada año el 33º Domingo del Tiempo Ordinario, se celebrará el 14 de noviembre de este año y se centra en un verso: “A los pobres siempre los tendréis con vosotros” (Mc 14, 7).

Sin embargo, la gente nunca debe volverse indiferente sabiendo que siempre habrá pobreza en el mundo y entre sus vecinos, dijo el papa.

Jesús siempre se pone del lado de los pobres y “comparte su suerte”, dijo.

“Esta es una lección poderosa para sus discípulos en todas las épocas”, dijo, porque llama a las personas a participar directamente en “un compartir mutuo de la vida” con los pobres, que no están “fuera de nuestras comunidades, sino hermanos y hermanas cuyos sufrimientos debemos participar en un esfuerzo por aliviar sus dificultades y marginación, restaurar su dignidad perdida y asegurar su necesaria inclusión social “.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

Un niño vende huevos en las calles de Bangui, República Centroafricana, en abril de 2021 (foto del CNS / Ines Kpakole, Reuters)

“El compartir mutuo genera fraternidad” que es perdurable, fortalece la solidaridad y sienta las bases necesarias para lograr la justicia, dijo. La limosna, por otro lado, es solo ocasional y “corre el riesgo de gratificar a quienes la realizan y puede resultar degradante para quienes la reciben”.

De los muchos santos que vivieron este compartir mutuo con los pobres, dijo, está San Damián de Molokai, quien murió de la enfermedad de Hansen en 1889 después de pasar los últimos 16 años de su vida cuidando a personas con la enfermedad, quienes estuvieron permanentemente en cuarentena en Kalaupapa en la isla hawaiana de Molokai.

“Su testimonio es muy actual en nuestros días, marcados por la pandemia de coronavirus“, dijo el papa, y agregó que la gracia de Dios está obrando en “muchos que, sin aparecer, se gastan por los más pobres en un concreto compartir”.

Un discípulo de Cristo opta por no acumular “tesoros en la tierra, que dan la ilusión de una seguridad en realidad frágil y efímera. Por el contrario, requiere la disponibilidad para liberarse de todo vínculo que impida alcanzar la verdadera felicidad y bienaventuranza, para reconocer lo que es duradero y que no puede ser destruido por nada ni por nadie”, dijo el papa Francisco.

Además, los cristianos deben reconocer todas las diferentes y “formas excesivas de desorden moral y social que están generando siempre nuevas formas de pobreza”, dijo.

Lamentablemente, dijo, existe una noción cada vez mayor de que los pobres son responsables de su condición y son “una carga intolerable para un sistema económico centrado en los intereses de unos pocos grupos privilegiados”.

 
After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

Sahar Shaaban, 11, una niña iraquí que mantiene a su familia, observa su casa en Kirkuk, Irak, el 23 de abril de 2021 (foto del CNS / Ako Rasheed, Reuters).

Un sistema económico que toma y elige o ignora por completo principios éticos y “actores económicos y financieros sin escrúpulos, carentes de sentido humanitario y de responsabilidad social” están contribuyendo a crear “condiciones inhumanas para las personas que ya se encuentran en situaciones precarias”, dijo.

“Un estilo de vida individualista es cómplice en la generación de pobreza, y a menudo descarga sobre los pobres toda la responsabilidad de su condición. Sin embargo, la pobreza no es fruto del destino sino consecuencia del egoísmo”, dijo el papa, por lo que el desarrollo y las políticas deben valorar el habilidades y participación de todos, especialmente de los pobres.

Cristo se encuentra en los pobres y, por tanto, su pobreza material ” debería suscitar una planificación creativa, que permita aumentar la libertad efectiva para poder realizar la existencia con las capacidades propias de cada persona”, dijo el papa.

La Jornada Mundial de los Pobres, dijo, debería ayudar a las iglesias locales a evangelizar conociendo a los pobres personalmente dondequiera que estén.

“No podemos esperar a que llamen a nuestra puerta, es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos en sus casas, en los hospitales y en las residencias asistenciales, en las calles y en los rincones oscuros donde a veces se esconden, en los centros de refugio y acogida”, dijo el papa Francisco. ” Es importante entender cómo se sienten, qué perciben y qué deseos tienen en el corazón”.

El arzobispo Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, dijo a los periodistas que el consejo estaba desarrollando nuevas formas de involucrar a la mayor cantidad de personas posible en la Jornada Mundial de los Pobres a medida que evolucionan las medidas para controlar la pandemia.

El papa celebrará la misa en la Basílica de San Pedro el 14 de noviembre, pero el concilio aún no puede decir cuántas personas participarán o qué otras actividades se llevarán a cabo en el Vaticano. Antes de la pandemia, el papa almorzaba con miles de pobres de Roma y trabajadores del Vaticano instalaban carpas médicas y clínicas móviles con servicios gratuitos. El año pasado, se distribuyeron 5,000 paquetes de comida y 350,000 máscaras a personas necesitadas.

Imagen destacada: Sahar Shaaban, de 11 años, una niña iraquí que mantiene a su familia, recolecta latas de un área de basura en Kirkuk, Irak, el 21 de abril de 2021. (Foto CNS / Ako Rasheed, Reuters)

 

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Ediciones Archivadas