Desesperación en Honduras impulsa migración hacia el norte
Tiempo de lectura: 5 minutos

Por David Agren, Catholic News Service

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) — La hermana franciscana Mary Kennedy viajó recientemente de Estados Unidos a Honduras para mostrar solidaridad con las comunidades afectadas por desastres naturales y luchar contra el despojo de sus tierras.

Su equipo solidario también fue a conocer por qué tanta gente está abandonando el país centroamericano con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

Lo que aprendió le causó una sensación de déjà vu, habiendo servido en la Guatemala entre 1988 y 1994 y trabajando con poblaciones desplazadas por el conflicto armado.

“Las políticas económicas y los objetivos militares de Estados Unidos han creado problemas en Centroamérica”, dijo la hermana Kennedy a Catholic News Service por teléfono desde Filadelfia.

“Deberíamos estar abriendo de par en par las puertas para recibir a quienes quieran venir pero, mejor aún, deberíamos estar brindando oportunidades para que las personas se queden en casa, donde quieran estar, con sus seres queridos y tengan una vida digna y respeto”, dijo.

La hermana Kennedy fue parte de un viaje solidario a Honduras a principios de julio, que fue organizado por la Fundación SHARE y conducido por Radio Progreso, que fue fundada por el padre jesuita Ismael Moreno Coto y sirve a las comunidades rurales. Las Hermanas de la Misericordia y la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas apoyaron el viaje.

Los organizadores dijeron que el viaje mostró algunos de los factores que impulsan la migración en los últimos años, incluso la violencia, la pobreza y la pérdida de esperanza en Honduras debido a la mala gobernanza y la corrupción.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

La Hermana de la Misericordia Mary Kay Dobrovolny, de pie, habla con una delegación de los Estados Unidos en Honduras a principios de julio. Durante el viaje solidario, los visitantes estadounidenses aprendieron sobre las condiciones que impulsan la migración hacia el norte. (Foto CNS/Cortesía de SHARE)

Esos problemas se vieron agravados por la pandemia de COVID-19 y los huracanes de noviembre de 2020, Eta e Iota, que inundaron gran parte del norte de Honduras.

La respuesta del gobierno a ambas crisis resultó inepta y la ayuda no llegó a los destinatarios. Miles de familias sin hogar se vieron obligadas a vivir en campamentos de ocupantes ilegales. En un campamento que visitó la delegación, al día siguiente aparecieron guardias de seguridad armados empleados por el terrateniente, a pesar de que la tierra ocupada había estado vacía durante 35 años.

“El gobierno no ha sido transparente y ha habido corrupción, y las comunidades no recibieron mucha ayuda en términos de prevención o medicamentos en las clínicas”, dijo José Artiga, director ejecutivo de SHARE, sobre la respuesta a la pandemia.

“Los dos megahuracanes pusieron el último clavo en el ataúd”, dijo.

La delegación también visitó a los “Guapinol 8”, ocho activistas ambientales que llevan dos años detenidos por protestar contra una mina que contamina el río Guapinol en el norte de Honduras. Los observadores han dicho que su difícil situación es común en Honduras, donde quienes defienden el medio ambiente son asesinados con impunidad y los pueblos indígenas son expulsados ??de sus tierras por intereses mineros, turísticos y agrícolas. Tales casos de despojo impulsan la migración, dijeron.

“Están perdiendo toda esa tierra que era suya … y es muy, muy doloroso de ver y están casi sin esperanza. Nuestra visita es como darles una inyección de esperanza hasta la próxima visita,” dijo la hermana Kennedy.

“Le digo a la gente que tenemos que hablar, tenemos que hablar con el Congreso y tenemos que hablar con el presidente … y cómo el Departamento de Estado (de EE. UU.) debe dejar de financiar al ejército, dejar de criminalizar (a los defensores)”, añadió la hermana Kennedy.

Las Hermanas de la Misericordia han hablado de la necesidad de hablar del tema, instando al Congreso de Estados Unidos a suspender asistencia y apoyo a las fuerzas de seguridad hondureñas hasta que las violaciones de derechos humanos ya no se lleven a cabo.

“El gobierno de Estados Unidos continúa apoyando a un gobierno muy corrupto y militarista y Estados Unidos está proporcionando dinero para las fuerzas de seguridad hondureñas, y esas fuerzas de seguridad, tanto policiales como militares, están reprimiendo a la gente”, dijo la hermana Mary Kay Dobrovolny, quien formó parte de la delegación.

After World Mission Sunday Mass at St. Ferdinand Church, pastor Father Jason Torba and Cardinal Blase Cupich greet the congregation, including all those who do mission in Chicago. (Julie Jaidinger, Chicago Catholic/U.S.)

José Artiga, director ejecutivo de SHARE, con gafas, aparece a principios de julio abrazando a uno de los activistas medioambientales detenidos en “Guapinol 8”, donde los activistas llevan dos años y medio detenidos por protestar contra una mina que contamina. el río Guapinol en el norte de Honduras. (Foto CNS / cortesía SHARE)

“La ayuda que está bajando no está sirviendo a la gente”, le dijo a CNS.

La hermana Dobrovolny, quien recientemente se mudó desde Nebraska a la frontera sur de Estados Unidos y ha estado trabajando con migrantes, dijo que el viaje cambió su forma de pensar sobre la migración y por qué los migrantes viajan hacia el norte en cantidades tan grandes.

“Estoy más acostumbrada a la narrativa sobre el derecho humano a migrar porque eso es lo que sé en la frontera”, dijo. “Pero las últimas dos semanas, entré profundamente en el derecho humano a no migrar, el derecho humano a permanecer en su tierra y todos los obstáculos que enfrentan las personas y las amenazas de violencia y actos de opresión que enfrentan las personas para vivir esa elección”.

El viaje de solidaridad se llevo a cabo mientras la administración del presidente Joe Biden está implementando cambios prometidos a la política de inmigración de los Estados Unidos, incluso tratando de disuadir a los migrantes de que lleguen a la frontera. La vicepresidenta Kamala Harris viajó recientemente a Guatemala, donde les dijo a los migrantes que no se fueran.

Sin embargo, los desafíos son enormes, especialmente en Honduras. Tony Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue condenado por cargos de tráfico de drogas en 2019 por un tribunal de Estados Unidos.

“El caso de Honduras es duro porque el hermano del presidente es un narco. No hay nada más claro que eso”, dijo Artiga, quien trabaja en Honduras desde hace una década y más en El Salvador.

“La esperanza (que tiene Estados Unidos) es que se elija una nueva persona, que estará más limpia”, explicó, refiriéndose a las elecciones que se realizarán a finales de este año. “Pero la política probablemente seguirá siendo la misma”.

Imagen destacada: El padre jesuita Ismael Moreno Coto, en el centro, es fotografiado a principios de julio celebrando una liturgia con una delegación de los Estados Unidos en Honduras. En el viaje solidario, los visitantes estadounidenses aprendieron sobre las condiciones que impulsan la migración hacia el norte. (Foto CNS / cortesía SHARE)

About the author

Servicio Católico de Noticias (CNS)

Derecho de autor ©2019 Catholic News Service/U.S. Conference of Catholic Bishops.www.catholicnews.com. Todos los derechos reservados. El servicio de noticias más antiguo y más grande especializado en informar sobre religión, CNS es la principal fuente de noticias nacionales y mundiales que aparece en la prensa católica de Estados Unidos. Para solicitar permiso para volver a publicar o redistribuir el contenido del CNS, comuníquese con la oficina de permisos en cns@catholicnews.com.

Ediciones Archivadas